/ domingo 27 de diciembre de 2020

Aquí Querétaro

Si algo caracterizaba a aquellos recorridos de los carros bíblicos en el siglo diecinueve, eran su larga duración, y sobre todo, la enorme cantidad de gente, venida de otro sitios para disfrutar los festejos navideños de Querétaro, al grado que los hoteles y casas de huéspedes se saturaban, y muchos visitantes tenía que pasar el resto de la noche en portales y banquetas citadinos.

A las nueve de la noche del 24 de diciembre solían salir los famosos carros del céntrico Jardín Zenea, recorriendo primero la Calle Real, hoy Madero y antes 5 de Mayo, hasta Nicolás Campa, luego Hidalgo, adentrarse en la zona de La Cruz y bajar de nueva cuenta al Zenea. Un recorrido no demasiado largo que tomaba horas en realizarse. Algunos años todo terminó a eso de las cuatro de la mañana del día 25, aunque no era difícil que esto sucediera a la una o dos de la mañana.

En alguna oportunidad, el éxito de los carros fue tal, que se decidió volver a sacarlos la noche del primero de enero, aunque ahora el recorrido fue de norte a sur, y no el tradicional de oriente a poniente. Aseguran las crónicas de la época, que los carros recorrían unas tres decenas de calles citadinas.

Entre tanto, esas mismas calles se llenaban de grupos musicales que interpretaban canciones acordes a la época y daban un tono festivo a la noche, antes de que al día siguiente se escenificara la tradicional serenata musical desde el kiosco del Jardín Zenea, para regocijo de propios y extraños.

No eran los carros bíblicos, sin embargo, la única atracción para los muchos turistas que hasta nuestra ciudad llegaban en esas fechas de diciembre; lo eran también la Cabalgata, las tertulias en el Teatro Iturbide, las posadas públicas, los espectáculos circenses, los coleaderos, los fuegos artificiales, las peleas de gallos, el casino, y hasta los festejos taurinos, casi siempre protagonizados por aficionados, en una programación de diversas actividades desde el 16 de diciembre y hasta el primero de enero.

También se realizaba la instalación de un árbol navideño, que se llenaba de regalos y se colocaba en la Alameda Hidalgo. Hasta ahí llegaba el gobernador González de Cosío para entregar los regalos a los niños pobres a la más pura esencia de la época, donde la organización de los eventos corrió a cargo, en algún momento, de la Cámara de Comercio, y luego de la llamada Junta de Navidad, el antecedente del actual Patronato de las Fiestas del Estado de Querétaro.

Este año pasará a la historia porque la pandemia nos impedirá gozar a plenitud de las tradiciones decembrinas queretanas, pero lo vivido a lo largo de tantos años ahí permanece para realce de una ciudad que en época navideña se trasforma y se viste de gala.

Si algo caracterizaba a aquellos recorridos de los carros bíblicos en el siglo diecinueve, eran su larga duración, y sobre todo, la enorme cantidad de gente, venida de otro sitios para disfrutar los festejos navideños de Querétaro, al grado que los hoteles y casas de huéspedes se saturaban, y muchos visitantes tenía que pasar el resto de la noche en portales y banquetas citadinos.

A las nueve de la noche del 24 de diciembre solían salir los famosos carros del céntrico Jardín Zenea, recorriendo primero la Calle Real, hoy Madero y antes 5 de Mayo, hasta Nicolás Campa, luego Hidalgo, adentrarse en la zona de La Cruz y bajar de nueva cuenta al Zenea. Un recorrido no demasiado largo que tomaba horas en realizarse. Algunos años todo terminó a eso de las cuatro de la mañana del día 25, aunque no era difícil que esto sucediera a la una o dos de la mañana.

En alguna oportunidad, el éxito de los carros fue tal, que se decidió volver a sacarlos la noche del primero de enero, aunque ahora el recorrido fue de norte a sur, y no el tradicional de oriente a poniente. Aseguran las crónicas de la época, que los carros recorrían unas tres decenas de calles citadinas.

Entre tanto, esas mismas calles se llenaban de grupos musicales que interpretaban canciones acordes a la época y daban un tono festivo a la noche, antes de que al día siguiente se escenificara la tradicional serenata musical desde el kiosco del Jardín Zenea, para regocijo de propios y extraños.

No eran los carros bíblicos, sin embargo, la única atracción para los muchos turistas que hasta nuestra ciudad llegaban en esas fechas de diciembre; lo eran también la Cabalgata, las tertulias en el Teatro Iturbide, las posadas públicas, los espectáculos circenses, los coleaderos, los fuegos artificiales, las peleas de gallos, el casino, y hasta los festejos taurinos, casi siempre protagonizados por aficionados, en una programación de diversas actividades desde el 16 de diciembre y hasta el primero de enero.

También se realizaba la instalación de un árbol navideño, que se llenaba de regalos y se colocaba en la Alameda Hidalgo. Hasta ahí llegaba el gobernador González de Cosío para entregar los regalos a los niños pobres a la más pura esencia de la época, donde la organización de los eventos corrió a cargo, en algún momento, de la Cámara de Comercio, y luego de la llamada Junta de Navidad, el antecedente del actual Patronato de las Fiestas del Estado de Querétaro.

Este año pasará a la historia porque la pandemia nos impedirá gozar a plenitud de las tradiciones decembrinas queretanas, pero lo vivido a lo largo de tantos años ahí permanece para realce de una ciudad que en época navideña se trasforma y se viste de gala.

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 17 de enero de 2021

Aquí Querétaro

Manuel Naredo

domingo 03 de enero de 2021

Aquí Querétaro

Manuel Naredo

domingo 27 de diciembre de 2020

Aquí Querétaro

Manuel Naredo

domingo 20 de diciembre de 2020

Aquí Querétaro

Manuel Naredo

domingo 13 de diciembre de 2020

Aquí Querétaro

Manuel Naredo

Cargar Más