/ domingo 17 de marzo de 2019

Cabañuelas

Kiri, árbol contra el calentamiento global

El árbol Kiri (Paulownia tomentosa) conocido también como árbol Emperatriz gracias a sus características, es de gran ayuda en las acciones a implementar encaminadas a aminorar los daños ocasionados por el calentamiento global y que –entre otras cosas -- deriva en contaminación y desertificación. Este árbol tiene la capacidad de purificar suelo infértil, además de absorber 10 veces más CO2 que cualquier otra especie.

Investigando sobre el tema, encontramos que desde los años 70 dieron inicio los trabajos para la mejora genética de esta especie, dando por resultado un híbrido, mejorado, resistente a plagas y enfermedades, además de contar con gran capacidad de adaptación a otras especies y a su entorno sin modificarlo.

Se trata del árbol que más rápido crece de todo el planeta, con tan sólo ocho años alcanza el tamaño por ejemplo de un fresno de 40 años, aunado a que tras el corte se regenera de forma vigorosa hasta siete veces. Sus hojas son ricas en nitrógeno proveen de excelente abono a la tierra y sus raíces previenen la erosión del suelo. Soporta el frío, el calor y resiste condiciones moderadas de sequía una vez desarrollado, entre uno y dos años.

Por sus características fisiológicas, este árbol puede adaptarse a gran variedad de climas con temperaturas extremas de -20 ºC hasta 45 ºC. Su principal característica lo convierte en único, es su eficiencia a la hora de realizar la fotosíntesis.

Hoy en día no es complicado conseguir semillas de Kiri o Pawlownia Tormentosa. Puedes conseguirlas por internet en cualquier tienda de confianza o en alguna tienda especializada de tu zona.

Es el único género con especies arbóreas de la familia Scrophulariaceae. Actualmente la producción de esta especie es promovida en México como una excelente inversión forestal, debido a que comienza a dar utilidades al quinto año de plantado. Ahora bien, este árbol no sustituye de ninguna manera las especies endémicas o locales, sin embargo es recomendable plantarlo –sobre todo—en suelos que ya registran grave deterioro.

*Sígueme en redes sociales

(F) Heidy Wagner Laclette

Kiri, árbol contra el calentamiento global

El árbol Kiri (Paulownia tomentosa) conocido también como árbol Emperatriz gracias a sus características, es de gran ayuda en las acciones a implementar encaminadas a aminorar los daños ocasionados por el calentamiento global y que –entre otras cosas -- deriva en contaminación y desertificación. Este árbol tiene la capacidad de purificar suelo infértil, además de absorber 10 veces más CO2 que cualquier otra especie.

Investigando sobre el tema, encontramos que desde los años 70 dieron inicio los trabajos para la mejora genética de esta especie, dando por resultado un híbrido, mejorado, resistente a plagas y enfermedades, además de contar con gran capacidad de adaptación a otras especies y a su entorno sin modificarlo.

Se trata del árbol que más rápido crece de todo el planeta, con tan sólo ocho años alcanza el tamaño por ejemplo de un fresno de 40 años, aunado a que tras el corte se regenera de forma vigorosa hasta siete veces. Sus hojas son ricas en nitrógeno proveen de excelente abono a la tierra y sus raíces previenen la erosión del suelo. Soporta el frío, el calor y resiste condiciones moderadas de sequía una vez desarrollado, entre uno y dos años.

Por sus características fisiológicas, este árbol puede adaptarse a gran variedad de climas con temperaturas extremas de -20 ºC hasta 45 ºC. Su principal característica lo convierte en único, es su eficiencia a la hora de realizar la fotosíntesis.

Hoy en día no es complicado conseguir semillas de Kiri o Pawlownia Tormentosa. Puedes conseguirlas por internet en cualquier tienda de confianza o en alguna tienda especializada de tu zona.

Es el único género con especies arbóreas de la familia Scrophulariaceae. Actualmente la producción de esta especie es promovida en México como una excelente inversión forestal, debido a que comienza a dar utilidades al quinto año de plantado. Ahora bien, este árbol no sustituye de ninguna manera las especies endémicas o locales, sin embargo es recomendable plantarlo –sobre todo—en suelos que ya registran grave deterioro.

*Sígueme en redes sociales

(F) Heidy Wagner Laclette