/ domingo 14 de julio de 2019

Cabañuelas

Resurgimiento de fenogreco, planta con múltiples beneficios


La alholva o fenogreco (Trigonella foenum-graecum) es una planta con flor perteneciente a la familia de las fabáceas. Una de sus virtudes es su propiedad galactógena en sus semillas, es decir, su consumo ayuda a la producción de leche materna.

Su uso en la cocina se remonta al año 1.500 a.C., cuando los antiguos egipcios lo empleaban no solo en la gastronomía, sino también como elemento para elaboración de inciensos y para embalsamar muertos. Por su parte, en la antigua Roma, el fenogreco era cultivado para utilizarse como heno para los animales, lo cual se lleva a cabo en distintos países.

Es una especia con propiedades altamente beneficiosas para el organismo, ya que aporta excelentes cantidades de proteínas, grasas, almidones y azúcares. En 100 gramos de fenogreco hay 23 gramos de proteína, 58 gramos de carbohidratos y 6 gramos de grasas. Asimismo, hay minerales indispensables, como calcio, hierro y magnesio, además de vitaminas A, C, D, B12 y B6.

Ahora bien, entre las propiedades medicinales que se le han adjudicado a este alimento destaca la reducción del colesterol malo; controla la glucosa en la sangre, posee aminoácidos que estimulan la producción de insulina, tiene un efecto anticoagulante que ayuda a evitar cuadros cardíacos, disminuye el tejido adiposo favoreciendo la pérdida de peso, contiene diosgenina que aumenta la lívido, disminuye el riesgo de padecer cáncer de colon, es rico en antioxidantes que ayudan a frenar la acción de radicales libres que causan envejecimiento y potencian el sistema inmune, ayuda a eliminar toxinas, es rico en fitoestrógenos que reducen dolores menstruales y controlan síntomas de la menopausia, estimula el proceso digestivo, mejora el funcionamiento del hígado y ayuda a tratar enfermedades de la piel.

*Sígueme por redes sociales

(F) Heidy Wagner Laclette

(T) @HLaclette

Resurgimiento de fenogreco, planta con múltiples beneficios


La alholva o fenogreco (Trigonella foenum-graecum) es una planta con flor perteneciente a la familia de las fabáceas. Una de sus virtudes es su propiedad galactógena en sus semillas, es decir, su consumo ayuda a la producción de leche materna.

Su uso en la cocina se remonta al año 1.500 a.C., cuando los antiguos egipcios lo empleaban no solo en la gastronomía, sino también como elemento para elaboración de inciensos y para embalsamar muertos. Por su parte, en la antigua Roma, el fenogreco era cultivado para utilizarse como heno para los animales, lo cual se lleva a cabo en distintos países.

Es una especia con propiedades altamente beneficiosas para el organismo, ya que aporta excelentes cantidades de proteínas, grasas, almidones y azúcares. En 100 gramos de fenogreco hay 23 gramos de proteína, 58 gramos de carbohidratos y 6 gramos de grasas. Asimismo, hay minerales indispensables, como calcio, hierro y magnesio, además de vitaminas A, C, D, B12 y B6.

Ahora bien, entre las propiedades medicinales que se le han adjudicado a este alimento destaca la reducción del colesterol malo; controla la glucosa en la sangre, posee aminoácidos que estimulan la producción de insulina, tiene un efecto anticoagulante que ayuda a evitar cuadros cardíacos, disminuye el tejido adiposo favoreciendo la pérdida de peso, contiene diosgenina que aumenta la lívido, disminuye el riesgo de padecer cáncer de colon, es rico en antioxidantes que ayudan a frenar la acción de radicales libres que causan envejecimiento y potencian el sistema inmune, ayuda a eliminar toxinas, es rico en fitoestrógenos que reducen dolores menstruales y controlan síntomas de la menopausia, estimula el proceso digestivo, mejora el funcionamiento del hígado y ayuda a tratar enfermedades de la piel.

*Sígueme por redes sociales

(F) Heidy Wagner Laclette

(T) @HLaclette