/ domingo 14 de enero de 2018

Cabañuelas - Quinoa, el súper alimento

por Heidy Wagner Laclette

 

La quinoa (Chenopodium quinoa) pertenece a la familia de las Amaranthaceae, proviene de los Andes y desde hace varios años se produce en México, forma parte del grupo de “pseudocereales” entre los que se encuentran el amaranto y la chía, este concepto se debe a que los verdaderos cereales provienen de una gramínea, como es el caso del trigo, maíz, sorgo y avena.

Sin embargo aunque no es un cereal se recomienda usar de la misma manera, por ejemplo, tradicionalmente la quinoa es tostada y pulverizada para hacer diferentes tipos de panes con la gran diferencia de que éstos no contienen gluten. También se puede añadir a las sopas, hacer pasta e incluso fermentarla y crear cerveza. Al cocinarse adquiere un sabor muy parecido a la nuez; es suave, ligera, sabrosa y fácil de digerir

Es decir, este es el único alimento de origen vegetal que tiene todos los aminoácidos esenciales, oligoelementos y vitaminas, así como la capacidad de adaptarse a diferentes ambientes ecológicos y climas, soportando condiciones y climas opuestos, lo cual la convierten en un aliado en la lucha contra el hambre.

Además contiene proteínas de calidad superior a las del trigo y en mayor cantidad, su contenido en fibra es más elevado que el de otros cereales y vegetales, tiene concentraciones más elevadas de ácido fólico que el trigo, es una excelente fuente de B2, B6, C y E, su contenido en minerales es aproximadamente del doble que el de otros cereales.

Por si fuera poco, la quinoa contiene compuestos bioactivos tales como antioxidantes, fructooligosacáridos y almidón resistente, presenta alto contenido en omega 3, es baja en grasas. De tal suerte que ante el reto de incrementar la producción de alimentos de calidad para abastecer a la población en el contexto del cambio climático y problemas económicos, la producción de quinoa sin duda es una alternativa a considerar.

*Sígueme en redes sociales

(F) Heidy Wagner Laclette

(T) @heidyDiario

por Heidy Wagner Laclette

 

La quinoa (Chenopodium quinoa) pertenece a la familia de las Amaranthaceae, proviene de los Andes y desde hace varios años se produce en México, forma parte del grupo de “pseudocereales” entre los que se encuentran el amaranto y la chía, este concepto se debe a que los verdaderos cereales provienen de una gramínea, como es el caso del trigo, maíz, sorgo y avena.

Sin embargo aunque no es un cereal se recomienda usar de la misma manera, por ejemplo, tradicionalmente la quinoa es tostada y pulverizada para hacer diferentes tipos de panes con la gran diferencia de que éstos no contienen gluten. También se puede añadir a las sopas, hacer pasta e incluso fermentarla y crear cerveza. Al cocinarse adquiere un sabor muy parecido a la nuez; es suave, ligera, sabrosa y fácil de digerir

Es decir, este es el único alimento de origen vegetal que tiene todos los aminoácidos esenciales, oligoelementos y vitaminas, así como la capacidad de adaptarse a diferentes ambientes ecológicos y climas, soportando condiciones y climas opuestos, lo cual la convierten en un aliado en la lucha contra el hambre.

Además contiene proteínas de calidad superior a las del trigo y en mayor cantidad, su contenido en fibra es más elevado que el de otros cereales y vegetales, tiene concentraciones más elevadas de ácido fólico que el trigo, es una excelente fuente de B2, B6, C y E, su contenido en minerales es aproximadamente del doble que el de otros cereales.

Por si fuera poco, la quinoa contiene compuestos bioactivos tales como antioxidantes, fructooligosacáridos y almidón resistente, presenta alto contenido en omega 3, es baja en grasas. De tal suerte que ante el reto de incrementar la producción de alimentos de calidad para abastecer a la población en el contexto del cambio climático y problemas económicos, la producción de quinoa sin duda es una alternativa a considerar.

*Sígueme en redes sociales

(F) Heidy Wagner Laclette

(T) @heidyDiario