/ lunes 27 de enero de 2020

Desde la Izquierda

Muñoz Ledo más vigente que nunca


Que ingratitud más grande ha cometido Morena con uno de sus hijos pródigos y de los pocos ideólogos del Estado que aún se encuentra entre nosotros, mismo que ha contribuido a la reforma y construcción del estado moderno; ¿su pecado? el rechazo a la actuación de la Guardia Nacional contra los migrantes, incluido el uso de gas pimienta, y preguntarse a quién están sirviendo los ejecutivos del gobierno de México para lastimar a la gente.

Conocí a Muñoz Ledo en el año 2000 en la campaña presidencial, tuve el honor de escucharlo en una reunión muy privada con quienes en ese año lo acompañábamos en una gran aventura con el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM); fue enriquecedora su charla a manera de cátedra sobre su amplia visión del Estado moderno, el necesario cambio de régimen, el federalismo, el antiimperialismo y otros tantos conceptos de los cuales tiene amplio dominio jurídico, político, económico y social.

Que contradictoria y de piel tan sensible ha resultado la bancada de Morena para acallar a todo aquel que distorsiona de AMLO y sentirse agraviados por tener una idea propia, incluyendo a sus propios cuadros, a sabiendas que los miembros de un parlamento tienen asegurados determinados privilegios en orden a garantizar el correcto e independiente funcionamiento de las Cámaras parlamentarias; estos son la inviolabilidad por opiniones y votos, la inmunidad procesal y la interdicción del mandato imperativo. Además el concepto de parlamento viene del francés parlement que, a su vez, deriva de parler “hablar”y de nada sirve ser legislador si no se cumple esta condición; que no se deje en esa libertad a Muñoz Ledo es un exceso de una mayoría absurda e inculta de los Morenos.

Cuando la crítica subió de tono la reacción virulenta del cúmulo de incompetentes subió también; él comparó las estaciones migratorias con campos de concentración de Auschwitz de los nazis y el adjetivo de polémico no se hizo esperar para recriminarle su pensamiento libertario, contundente y contumaz, sobre un problema al cual el gobierno no ha atinado resolver.

Me parece que las críticas de Muñoz Ledo se encuentran más vigentes que nunca en el terreno de la lucidez, la elocuencia y la claridad de los conceptos de quien conoce los tratados internacionales y sus alcances; pero además de quien fue Presidente de la mesa directiva y que respondió con apego republicano al informe de López Obrador; sin embargo hoy resulta incómodo por no ser lacayo del sistema, quien hoy trata de silenciarlo. En su espíritu indomable no tengo la menor duda de que los mandará muy lejos, tal y como lo dijo en aquella sesión sin percatarse que el micrófono estaba abierto, “que manera de legislar, chinguen a su madre...”.

Ulises Gómez de la Rosa

Correo: ulisesgrmx@yahoo.com.mx

Face book @Ulises Gómez R

Twitter @Ulisesgrmx

Muñoz Ledo más vigente que nunca


Que ingratitud más grande ha cometido Morena con uno de sus hijos pródigos y de los pocos ideólogos del Estado que aún se encuentra entre nosotros, mismo que ha contribuido a la reforma y construcción del estado moderno; ¿su pecado? el rechazo a la actuación de la Guardia Nacional contra los migrantes, incluido el uso de gas pimienta, y preguntarse a quién están sirviendo los ejecutivos del gobierno de México para lastimar a la gente.

Conocí a Muñoz Ledo en el año 2000 en la campaña presidencial, tuve el honor de escucharlo en una reunión muy privada con quienes en ese año lo acompañábamos en una gran aventura con el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM); fue enriquecedora su charla a manera de cátedra sobre su amplia visión del Estado moderno, el necesario cambio de régimen, el federalismo, el antiimperialismo y otros tantos conceptos de los cuales tiene amplio dominio jurídico, político, económico y social.

Que contradictoria y de piel tan sensible ha resultado la bancada de Morena para acallar a todo aquel que distorsiona de AMLO y sentirse agraviados por tener una idea propia, incluyendo a sus propios cuadros, a sabiendas que los miembros de un parlamento tienen asegurados determinados privilegios en orden a garantizar el correcto e independiente funcionamiento de las Cámaras parlamentarias; estos son la inviolabilidad por opiniones y votos, la inmunidad procesal y la interdicción del mandato imperativo. Además el concepto de parlamento viene del francés parlement que, a su vez, deriva de parler “hablar”y de nada sirve ser legislador si no se cumple esta condición; que no se deje en esa libertad a Muñoz Ledo es un exceso de una mayoría absurda e inculta de los Morenos.

Cuando la crítica subió de tono la reacción virulenta del cúmulo de incompetentes subió también; él comparó las estaciones migratorias con campos de concentración de Auschwitz de los nazis y el adjetivo de polémico no se hizo esperar para recriminarle su pensamiento libertario, contundente y contumaz, sobre un problema al cual el gobierno no ha atinado resolver.

Me parece que las críticas de Muñoz Ledo se encuentran más vigentes que nunca en el terreno de la lucidez, la elocuencia y la claridad de los conceptos de quien conoce los tratados internacionales y sus alcances; pero además de quien fue Presidente de la mesa directiva y que respondió con apego republicano al informe de López Obrador; sin embargo hoy resulta incómodo por no ser lacayo del sistema, quien hoy trata de silenciarlo. En su espíritu indomable no tengo la menor duda de que los mandará muy lejos, tal y como lo dijo en aquella sesión sin percatarse que el micrófono estaba abierto, “que manera de legislar, chinguen a su madre...”.

Ulises Gómez de la Rosa

Correo: ulisesgrmx@yahoo.com.mx

Face book @Ulises Gómez R

Twitter @Ulisesgrmx