/ lunes 23 de marzo de 2020

Desde la Izquierda

Detente....AMLO


Al gobierno de López Obrador está que no lo calienta ni el sol; él que decía que era fácil gobernar se encuentra contra pared al tomar una decisión compleja, o deja correr el contagio de la enfermedad con las consecuencias que esto trae o paraliza económicamente al país. Coincido en no “apanicarnos” frente al COVID-19, pero es un hecho que lo que le ha preocupado a la mayoría de la población es la calma temeraria del gobierno con acciones muy light que van en contra de las medidas que están adoptando otros países y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

El Subsecretario López-Gatell ha explicado el por qué no cerrar fronteras, suspender clases o evitar eventos masivos para no causar grandes estragos sociales y económicos que no permitan soportar la etapa crítica del contagio más adelante, pero esto es debido a los diferentes frentes que tiene abiertos la 4T que son recesión, nulo crecimiento, el dólar por la nubes y hoy una crisis de salud.

El problema está en la actitud del Presidente que echa por la borda recomendaciones y acciones de diversos sectores de la sociedad que ya han asumido y han reaccionado de modo apropiado frente a la crisis rebasando en mucho al gobierno. Chistoretes, abrazos y besos, el “detente”, los boletitos del avión presentan a un AMLO banal, simplista, patológicamente irresponsable, burlón y denostativo, que ha perdido liderazgo y respeto. Centra su argumento en que los conservadores esperan una pandemia incontrolable para hacerle daño a su gobierno porque ya vienen las elecciones del 2021, sin saber explicar su punto de salud contra economía.

El Corona Virus tiene fases muy bien definidas que permiten anticipar un enfoque adecuado para la planificación de la preparación y la respuesta ante la evolución; lo que no está bien abordado son las consecuencias de la enfermedad en términos políticos, demográficos, de recesión y contracciones económicas y de quiebra de la economía social que puede traer por los impactos sociales de miedo que esto produce. Tan importante es atender la salud como también lo es vacunar nuestras economías contra la pandemia de pánico que se avecina.

En todas las pandemias existe un terror irracional que ha hecho retroceder momentáneamente en algún punto a la medicina y a la humanidad, por detrás de logros y de conocimientos ya establecidos, por ello es importante ver cómo afrontarlo y una conducción atinada a prueba de escenarios futuros, porque lo más negativo en cuanto a proyecciones de salud y económicas está por venir, y México sólo cuenta con un López Obrador que sigue con su propia pandemia de echarle la culpa de todo a todos, sin asumir su responsabilidad y deshaciéndose de culpas por decreto mañanero.

Ulises Gómez de la Rosa

Correo: ulisesgrmx@yahoo.com.mx

Face book @Ulises Gómez R

Twitter @Ulisesgrmx

Detente....AMLO


Al gobierno de López Obrador está que no lo calienta ni el sol; él que decía que era fácil gobernar se encuentra contra pared al tomar una decisión compleja, o deja correr el contagio de la enfermedad con las consecuencias que esto trae o paraliza económicamente al país. Coincido en no “apanicarnos” frente al COVID-19, pero es un hecho que lo que le ha preocupado a la mayoría de la población es la calma temeraria del gobierno con acciones muy light que van en contra de las medidas que están adoptando otros países y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

El Subsecretario López-Gatell ha explicado el por qué no cerrar fronteras, suspender clases o evitar eventos masivos para no causar grandes estragos sociales y económicos que no permitan soportar la etapa crítica del contagio más adelante, pero esto es debido a los diferentes frentes que tiene abiertos la 4T que son recesión, nulo crecimiento, el dólar por la nubes y hoy una crisis de salud.

El problema está en la actitud del Presidente que echa por la borda recomendaciones y acciones de diversos sectores de la sociedad que ya han asumido y han reaccionado de modo apropiado frente a la crisis rebasando en mucho al gobierno. Chistoretes, abrazos y besos, el “detente”, los boletitos del avión presentan a un AMLO banal, simplista, patológicamente irresponsable, burlón y denostativo, que ha perdido liderazgo y respeto. Centra su argumento en que los conservadores esperan una pandemia incontrolable para hacerle daño a su gobierno porque ya vienen las elecciones del 2021, sin saber explicar su punto de salud contra economía.

El Corona Virus tiene fases muy bien definidas que permiten anticipar un enfoque adecuado para la planificación de la preparación y la respuesta ante la evolución; lo que no está bien abordado son las consecuencias de la enfermedad en términos políticos, demográficos, de recesión y contracciones económicas y de quiebra de la economía social que puede traer por los impactos sociales de miedo que esto produce. Tan importante es atender la salud como también lo es vacunar nuestras economías contra la pandemia de pánico que se avecina.

En todas las pandemias existe un terror irracional que ha hecho retroceder momentáneamente en algún punto a la medicina y a la humanidad, por detrás de logros y de conocimientos ya establecidos, por ello es importante ver cómo afrontarlo y una conducción atinada a prueba de escenarios futuros, porque lo más negativo en cuanto a proyecciones de salud y económicas está por venir, y México sólo cuenta con un López Obrador que sigue con su propia pandemia de echarle la culpa de todo a todos, sin asumir su responsabilidad y deshaciéndose de culpas por decreto mañanero.

Ulises Gómez de la Rosa

Correo: ulisesgrmx@yahoo.com.mx

Face book @Ulises Gómez R

Twitter @Ulisesgrmx