/ lunes 10 de febrero de 2020

Escaño 48

La Salud y el Autoritarismo


Es indudable que nuestro sistema de salud requería de cambios; sin embargo, en lugar de corregir los defectos y seguir construyendo sobre el legado de varias generaciones de investigadores y médicos, el gobierno de Morena decidióde manera irresponsable destruirlo.

Lamentablemente este gobierno desapareció el Seguro Popular y lo reemplazó por un imperfecto INSABI. Hoy, con su pérdida, más de 50 millones de mexicanos están en un estado de indefensión. ¡Qué lejos quedaron las promesas de campaña que ofrecían un régimen de salud primermundista!

Manejar el abasto de medicamentos y los servicios de salud tal como pretende el INSABI, refleja una cerrazón yautoritarismo por parte del gobierno Federal. Con el “centralismo” hemos pagado facturas muy caras. Ahora, Morena quiere regresar a esas viejas prácticas, aunque lo que esté en juego sea el bienestar de los mexicanos.

Para garantizar en sus Estados servicios de salud eficiente, gratuita y de calidad varios gobernadores panista, intentaron llegar a un acuerdo con el Ejecutivo, pero después de darse por un hecho que se aceptarían las propuestas de los mandatarios estatales, finalmente el gobierno no cumplió.

Entendamos que deben ser los gobiernos Estatales quienes compren y administren los medicamentos e insumos, para agilizar los tiempos de entrega y asegurar servicios más competentes. Sin embargo, parece que a Morena esto no le importa, por ello pretende centralizarlo todo, dando grandes pasos hacia atrás, en lugar de ver hacia el futuro.

Sobre la mesa está la salud de muchos mexicanos, que no pueden esperar hasta diciembre, para que se arregle el problema del desabasto.

En nuestras manos está impedir que más niñas y niños con cáncer mueran por falta de medicamentos.

¡Esto no puede seguir así!

La Salud y el Autoritarismo


Es indudable que nuestro sistema de salud requería de cambios; sin embargo, en lugar de corregir los defectos y seguir construyendo sobre el legado de varias generaciones de investigadores y médicos, el gobierno de Morena decidióde manera irresponsable destruirlo.

Lamentablemente este gobierno desapareció el Seguro Popular y lo reemplazó por un imperfecto INSABI. Hoy, con su pérdida, más de 50 millones de mexicanos están en un estado de indefensión. ¡Qué lejos quedaron las promesas de campaña que ofrecían un régimen de salud primermundista!

Manejar el abasto de medicamentos y los servicios de salud tal como pretende el INSABI, refleja una cerrazón yautoritarismo por parte del gobierno Federal. Con el “centralismo” hemos pagado facturas muy caras. Ahora, Morena quiere regresar a esas viejas prácticas, aunque lo que esté en juego sea el bienestar de los mexicanos.

Para garantizar en sus Estados servicios de salud eficiente, gratuita y de calidad varios gobernadores panista, intentaron llegar a un acuerdo con el Ejecutivo, pero después de darse por un hecho que se aceptarían las propuestas de los mandatarios estatales, finalmente el gobierno no cumplió.

Entendamos que deben ser los gobiernos Estatales quienes compren y administren los medicamentos e insumos, para agilizar los tiempos de entrega y asegurar servicios más competentes. Sin embargo, parece que a Morena esto no le importa, por ello pretende centralizarlo todo, dando grandes pasos hacia atrás, en lugar de ver hacia el futuro.

Sobre la mesa está la salud de muchos mexicanos, que no pueden esperar hasta diciembre, para que se arregle el problema del desabasto.

En nuestras manos está impedir que más niñas y niños con cáncer mueran por falta de medicamentos.

¡Esto no puede seguir así!