/ sábado 15 de agosto de 2020

Expediente Q | A prisión

Era la persona perfecta para lograr ciertos objetivos electorales en 2015, resentido y venido a más, el PAN le echó el ojo y lo candidateó a la presidencia municipal de Colón. Alejandro Ochoa Valencia comenzó una carrera de trinquetes y de escándalos.

El partido nunca lo vio bien y nunca se afilió, pero tampoco nunca se deslindaron de su engendro, hasta que los escándalos ya eran insoportables y hasta que cayeron en cuenta de que pronto podría ir a la cárcel. Y es que en contra de Alejandro Ochoa Valencia pesan más de 8 denuncias por diversos motivos, desde corrupción, agresiones a particulares, amenazas a periodistas, robo de hidrocarburo, despojo y una larga lista de escándalos propios de un bravucón de cantina que además de ser un mentiroso compulsivo, rayando en mitómano (no es un diagnóstico, pero sí una descripción).

Sus transas y escándalos llevaron a Ochoa Valencia al lugar que hoy está y seguramente en su posición de victimizarse y con la ayuda de otros igual a él lo harán pasar como una víctima del sistema y una venganza política por desafiar a los altos jerarcas del PAN en Querétaro. De lo único que son responsables las autoridades estatales y de la Fiscalía es que se tardaron en judicializar los expedientes que pesan en contra de Ochoa Valencia.

En el caso personal, una jueza federal determinó que hubo agresiones y amenazas a mi persona, pero -según ella- no se pudo comprobar que lo hizo en su calidad de presidente municipal de Colón, así de absurdas y de inverosímiles las determinaciones judiciales.

Estoy seguro que no estamos ante un caso de impunidad y es que la compra de patrullas a un proveedor que nunca las entregó y la venta fraudulenta de terrenos al desincorporarse de la administración municipal y transar en los precios, son asuntos que tendrán a Ochoa ocupado en su defensa y no dude que pretenda con sus patologías de víctima seguir su carrera “política”.

Mitómano y peligroso. Tiene mucha iniciativa.

DE REBOTE

Por cierto que Ochoa Valencia tiene audiencia el 19 de agosto en juzgados federales para ser vinculado a proceso por el delito de amenazas, en un asunto que la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión, de la FGR, no ha soltado desde el año pasado.

adanolvr@adanolvera.com

@adanolverar

Era la persona perfecta para lograr ciertos objetivos electorales en 2015, resentido y venido a más, el PAN le echó el ojo y lo candidateó a la presidencia municipal de Colón. Alejandro Ochoa Valencia comenzó una carrera de trinquetes y de escándalos.

El partido nunca lo vio bien y nunca se afilió, pero tampoco nunca se deslindaron de su engendro, hasta que los escándalos ya eran insoportables y hasta que cayeron en cuenta de que pronto podría ir a la cárcel. Y es que en contra de Alejandro Ochoa Valencia pesan más de 8 denuncias por diversos motivos, desde corrupción, agresiones a particulares, amenazas a periodistas, robo de hidrocarburo, despojo y una larga lista de escándalos propios de un bravucón de cantina que además de ser un mentiroso compulsivo, rayando en mitómano (no es un diagnóstico, pero sí una descripción).

Sus transas y escándalos llevaron a Ochoa Valencia al lugar que hoy está y seguramente en su posición de victimizarse y con la ayuda de otros igual a él lo harán pasar como una víctima del sistema y una venganza política por desafiar a los altos jerarcas del PAN en Querétaro. De lo único que son responsables las autoridades estatales y de la Fiscalía es que se tardaron en judicializar los expedientes que pesan en contra de Ochoa Valencia.

En el caso personal, una jueza federal determinó que hubo agresiones y amenazas a mi persona, pero -según ella- no se pudo comprobar que lo hizo en su calidad de presidente municipal de Colón, así de absurdas y de inverosímiles las determinaciones judiciales.

Estoy seguro que no estamos ante un caso de impunidad y es que la compra de patrullas a un proveedor que nunca las entregó y la venta fraudulenta de terrenos al desincorporarse de la administración municipal y transar en los precios, son asuntos que tendrán a Ochoa ocupado en su defensa y no dude que pretenda con sus patologías de víctima seguir su carrera “política”.

Mitómano y peligroso. Tiene mucha iniciativa.

DE REBOTE

Por cierto que Ochoa Valencia tiene audiencia el 19 de agosto en juzgados federales para ser vinculado a proceso por el delito de amenazas, en un asunto que la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión, de la FGR, no ha soltado desde el año pasado.

adanolvr@adanolvera.com

@adanolverar

ÚLTIMASCOLUMNAS
sábado 26 de septiembre de 2020

Expediente Q | Restringidos

Adan Olvera

viernes 25 de septiembre de 2020

Expediente Q | Reacción

Adan Olvera

jueves 24 de septiembre de 2020

Expediente Q|Cambio

Adan Olvera

miércoles 23 de septiembre de 2020

Expediente Q | Regreso

Adan Olvera

martes 22 de septiembre de 2020

Expediente Q | Designación

Adan Olvera

sábado 19 de septiembre de 2020

Expediente Q | Nuevos

Adan Olvera

viernes 18 de septiembre de 2020

Expediente Q | Dineros

Adan Olvera

jueves 17 de septiembre de 2020

Expediente Q | Ceremonia

Adan Olvera

martes 15 de septiembre de 2020

Expediente Q | Patrios

Adan Olvera

sábado 12 de septiembre de 2020

Expediente Q | Aumentos

Adan Olvera

Cargar Más