/ viernes 26 de enero de 2018

Expediente Q - ¿Error?

La madrugada del 3 de enero, al norponiente de la ciudad de Querétaro, la familia Martínez Olvera, jamás imaginó que le cambiaría la vida; eran las cuatro de la mañana y en un fuerte y ostentoso operativo elementos de la Policía de Investigación del Delito, de la Fiscalía General del Estado, irrumpieron en tranquilidad en su domicilio, rompieron puertas e ingresaron a su vivienda realizando un cateo; nunca se identificaron, ni les informaron el motivo de éste; simplemente amagaron  con armas de fuego a toda la familia.

No les importó que hubiera ancianos y gente enferma conectada a tanques de oxígeno, ellos iban porque ahí un juez les otorgó la facultad de “reventar” un domicilio de delincuentes.

Don Alejandro Olvera y su esposa pidieron explicaciones del abuso y nunca fueron informados de la situación, únicamente su esposa logró escuchar entre los elementos que al parecer se trataba de una equivocación de domicilio.

Después de terminado el bochornoso episodio, se percataron que su casa había sido vaciada de documentos y las modestas joyas que poseían, con un alto valor sentimental.

Los afectados intentaron presentar su denuncia correspondiente, en un primer momento les fue negada esta posibilidad en la unidad número uno de la Fiscalía, sin embargo días después, tomaron su denuncia y les indicaron que se inició una carpeta de investigación con folio CI/QRO/772/2018.

No tienen copia de nada y nadie les informa nada, no saben por qué ingresaron a su domicilio y no saben qué buscaban; no ha llegado el clásico “usted disculpe”.

Acudieron ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, ahí certificaron como “probable violación de Derechos Humanos”, además de que la Comisionada Estatal de Atención a Víctimas de Seguridad Ciudadana remitió el caso al Centro Estatal de Salud Mental del Estado para brindar atención psicológica a los afectados.

Los dos organismos autónomos, Fiscalía y Defensoría de Derechos Humanos, no resuelven nada y no dicen nada.

Ineficacia y prepotencia, es la realidad que viven y sienten estos queretanos.

 

De Rebote

 

Solamente hay una certeza en el enigma de la reparación del socavón de Antea, ya que se puede volver a formar, porque nada más lo taparon; los drenajes pluviales son los mismos, así es que ya lo sabe ¡Aguas con la lluvia en la zona!

 

contacto@adanolvera.com

@aolverar

 

La madrugada del 3 de enero, al norponiente de la ciudad de Querétaro, la familia Martínez Olvera, jamás imaginó que le cambiaría la vida; eran las cuatro de la mañana y en un fuerte y ostentoso operativo elementos de la Policía de Investigación del Delito, de la Fiscalía General del Estado, irrumpieron en tranquilidad en su domicilio, rompieron puertas e ingresaron a su vivienda realizando un cateo; nunca se identificaron, ni les informaron el motivo de éste; simplemente amagaron  con armas de fuego a toda la familia.

No les importó que hubiera ancianos y gente enferma conectada a tanques de oxígeno, ellos iban porque ahí un juez les otorgó la facultad de “reventar” un domicilio de delincuentes.

Don Alejandro Olvera y su esposa pidieron explicaciones del abuso y nunca fueron informados de la situación, únicamente su esposa logró escuchar entre los elementos que al parecer se trataba de una equivocación de domicilio.

Después de terminado el bochornoso episodio, se percataron que su casa había sido vaciada de documentos y las modestas joyas que poseían, con un alto valor sentimental.

Los afectados intentaron presentar su denuncia correspondiente, en un primer momento les fue negada esta posibilidad en la unidad número uno de la Fiscalía, sin embargo días después, tomaron su denuncia y les indicaron que se inició una carpeta de investigación con folio CI/QRO/772/2018.

No tienen copia de nada y nadie les informa nada, no saben por qué ingresaron a su domicilio y no saben qué buscaban; no ha llegado el clásico “usted disculpe”.

Acudieron ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, ahí certificaron como “probable violación de Derechos Humanos”, además de que la Comisionada Estatal de Atención a Víctimas de Seguridad Ciudadana remitió el caso al Centro Estatal de Salud Mental del Estado para brindar atención psicológica a los afectados.

Los dos organismos autónomos, Fiscalía y Defensoría de Derechos Humanos, no resuelven nada y no dicen nada.

Ineficacia y prepotencia, es la realidad que viven y sienten estos queretanos.

 

De Rebote

 

Solamente hay una certeza en el enigma de la reparación del socavón de Antea, ya que se puede volver a formar, porque nada más lo taparon; los drenajes pluviales son los mismos, así es que ya lo sabe ¡Aguas con la lluvia en la zona!

 

contacto@adanolvera.com

@aolverar

 

martes 21 de agosto de 2018

Expediente Q

viernes 17 de agosto de 2018

Expediente Q - Coordinados

jueves 16 de agosto de 2018

Expediente Q - Patrimonio

miércoles 15 de agosto de 2018

Expediente Q - Activistas

martes 14 de agosto de 2018

Expediente Q - Nuevamente

sábado 11 de agosto de 2018

Expediente Q - Anhelo

viernes 10 de agosto de 2018

Expediente Q

jueves 09 de agosto de 2018

Expediente Q - Propaganda

miércoles 08 de agosto de 2018

Expediente Q

martes 07 de agosto de 2018

Expediente Q - Increíble

Cargar Más