/ martes 17 de marzo de 2020

Expediente Q | Preventivos

Desde la contingencia por la influenza AH1N1 hace más de 10 años, no habíamos enfrentado una situación similar que nos lleve a replantear las actividades cotidianas de los ciudadanos.

Lo terrible del caso es que a pesar de tantos avisos, de tanto papel en periódicos, horas aire en la radio, miles de publicaciones en internet y cientos de horas producidas en televisión, no hay información que llegue de manera eficaz a los ciudadanos.

Basta salir a las calles, mercados o centros comerciales y escuchar las diferentes opiniones acerca de lo que está pasando en el mundo con la pandemia y sus efectos en las economías del mundo; en México para no variar hay cientos de versiones y van desde que el COVID-19 es una fabricación de los Estados Unidos para perjudicar a China y además vender la cura de este mal y hacer más ricos a los dueños de la industria farmacéutica.

Versiones bíblicas tampoco han faltado cómo citar que desde tiempos inmemorables se hablaba de grandes pestes que acabarían con la humanidad y que traerá grandes problemas; versiones de que no es cierto que la gravedad del problema y de la exageración de las medidas es un asunto de los opositores al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que nos guste o no, son ejemplos que arrastran y ahí viene lo preocupante, cuando vemos al líder de esta nación no acatar las medidas de prevención y continuar con eventos masivos y además dejándose “querer” por sus seguidores, que diariamente escuchan que hay que abrazarse y que el Coronavirus no nos hará daño.

Lo peor vino el inicio de semana, cuando escuchamos de las autoridades de salud que el presidente tiene una fuerza moral y no una fuerza de contagio y que además debería de darle COVID-19 para que sea inmune porque aunque lo vean de 60 años y con antecedentes malos de salud, hoy es un hombre sano.

No puede existir tanta irresponsabilidad en las palabras de los líderes de este país y mucho menos los ciudadanos podemos bajar la guardia, es responsabilidad de todos cuidarnos e informarnos lo que sucede en tres países que han tomado en asunto con mayor seriedad para no enfrentar en los próximos meses contingencias incontrolables.

DE REBOTE

Preocupante lo que pasa en Municipios como Ezequiel Montes, donde parte de la policía se dedicaba a delinquir junto con malandrines; preocupante que en Tolimán, una turba mate a policías con armas blancas sin que ellos puedan utilizar las armas de fuego. Las autoridades estatales deben seguir actuando para imponer la ley.


adanolvr@adanolvera.com

@adanolverar

Desde la contingencia por la influenza AH1N1 hace más de 10 años, no habíamos enfrentado una situación similar que nos lleve a replantear las actividades cotidianas de los ciudadanos.

Lo terrible del caso es que a pesar de tantos avisos, de tanto papel en periódicos, horas aire en la radio, miles de publicaciones en internet y cientos de horas producidas en televisión, no hay información que llegue de manera eficaz a los ciudadanos.

Basta salir a las calles, mercados o centros comerciales y escuchar las diferentes opiniones acerca de lo que está pasando en el mundo con la pandemia y sus efectos en las economías del mundo; en México para no variar hay cientos de versiones y van desde que el COVID-19 es una fabricación de los Estados Unidos para perjudicar a China y además vender la cura de este mal y hacer más ricos a los dueños de la industria farmacéutica.

Versiones bíblicas tampoco han faltado cómo citar que desde tiempos inmemorables se hablaba de grandes pestes que acabarían con la humanidad y que traerá grandes problemas; versiones de que no es cierto que la gravedad del problema y de la exageración de las medidas es un asunto de los opositores al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que nos guste o no, son ejemplos que arrastran y ahí viene lo preocupante, cuando vemos al líder de esta nación no acatar las medidas de prevención y continuar con eventos masivos y además dejándose “querer” por sus seguidores, que diariamente escuchan que hay que abrazarse y que el Coronavirus no nos hará daño.

Lo peor vino el inicio de semana, cuando escuchamos de las autoridades de salud que el presidente tiene una fuerza moral y no una fuerza de contagio y que además debería de darle COVID-19 para que sea inmune porque aunque lo vean de 60 años y con antecedentes malos de salud, hoy es un hombre sano.

No puede existir tanta irresponsabilidad en las palabras de los líderes de este país y mucho menos los ciudadanos podemos bajar la guardia, es responsabilidad de todos cuidarnos e informarnos lo que sucede en tres países que han tomado en asunto con mayor seriedad para no enfrentar en los próximos meses contingencias incontrolables.

DE REBOTE

Preocupante lo que pasa en Municipios como Ezequiel Montes, donde parte de la policía se dedicaba a delinquir junto con malandrines; preocupante que en Tolimán, una turba mate a policías con armas blancas sin que ellos puedan utilizar las armas de fuego. Las autoridades estatales deben seguir actuando para imponer la ley.


adanolvr@adanolvera.com

@adanolverar

jueves 04 de junio de 2020

Expediente Q

miércoles 03 de junio de 2020

Expediente Q

martes 02 de junio de 2020

Expediente Q

sábado 30 de mayo de 2020

Expediente Q - No hay

viernes 29 de mayo de 2020

Expediente Q - Problema

jueves 28 de mayo de 2020

Expediente Q

miércoles 27 de mayo de 2020

Expediente Q

martes 26 de mayo de 2020

Expediente Q

sábado 23 de mayo de 2020

Expediente Q - Mujeres

viernes 22 de mayo de 2020

Expediente Q

Cargar Más