/ martes 11 de febrero de 2020

Fuerza de Voluntad... Política

En defensa del Instituto Nacional Electoral


En días pasados se reeligió a Edmundo Jacobo Molina como Secretario Ejecutivo de Instituto Nacional Electoral, la propuesta fue presentada por Lorenzo Córdoba, Consejero Presidente del Instituto, días antes de culminado el periodo de mandato, sin embargo, la votación se realizó en un marco de legalidad y apego a la normatividad institucional.

Al contrario de la permanencia de Molina, los primeros días de abril se renovarán cuatro de los once asientos del Consejo General, mediante mayoría calificada de la Cámara de Diputados, lo cual, preocupantemente podría vulnerar la autonomía e imparcialidad del Instituto.

Como sabemos, la importancia de conservar el equilibrio y neutralidad del Instituto es fundamental para garantizar la democracia en el país y el respeto a las decisiones de la ciudadanía, en ese sentido, inquieta la serie de arrebatos del Presidente de la Republica a posiciones estratégicas en diferentes instituciones y organismos.

Como ejemplos, La CNDH entregada a Rosario Ibarra, militante y ex candidata de Morena, quien ahora figura como una empleada más del Presidente, poniendo en entredicho las funciones a su cargo; La nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia, Yasmín Esquivel Mossa, esposa del principal contratista de Andrés Manuel López Obrador, la historia es la misma en la Comisión Reguladora de Energía y por si fuera poco ahora van por el Instituto Nacional Electoral.

La ambición de Morena no tiene límites y beneficiándose de su mayoría en el Congreso se pone en riesgo la democracia y experiencia de una de las Instituciones más sensibles política y electoralmente hablando.

El 17 de febrero del presente, inicia el proceso de selección de los consejeros electorales, ante lo cual los mexicanos exigimos que se privilegie el conocimiento técnico y la imparcialidad, pero sobre todo que el Gobierno Federal se omita de meter mano a una de las pocas instituciones que se ha mantenido al margen de los intereses partidistas de Morena.

El camino y evolución en el fortalecimiento de la democracia en México ha sido difícil y lleno de obstáculos y fallas, por ello, no debemos permitir dar marcha atrás, la transición institucional debe garantizar la imparcialidad en el funcionamiento y no los intereses de Morena.

El INE debe permanecer imparcial y su fortaleza debe persistir en su neutralidad, no podemos permitir que las imposiciones del partido gobernante amenacen el arma más poderosa de los mexicanos, la democracia.

Facebook: Felifer Macías

Twitter: @FeliFer Macías

Instagram: @FeliFer Macías

En defensa del Instituto Nacional Electoral


En días pasados se reeligió a Edmundo Jacobo Molina como Secretario Ejecutivo de Instituto Nacional Electoral, la propuesta fue presentada por Lorenzo Córdoba, Consejero Presidente del Instituto, días antes de culminado el periodo de mandato, sin embargo, la votación se realizó en un marco de legalidad y apego a la normatividad institucional.

Al contrario de la permanencia de Molina, los primeros días de abril se renovarán cuatro de los once asientos del Consejo General, mediante mayoría calificada de la Cámara de Diputados, lo cual, preocupantemente podría vulnerar la autonomía e imparcialidad del Instituto.

Como sabemos, la importancia de conservar el equilibrio y neutralidad del Instituto es fundamental para garantizar la democracia en el país y el respeto a las decisiones de la ciudadanía, en ese sentido, inquieta la serie de arrebatos del Presidente de la Republica a posiciones estratégicas en diferentes instituciones y organismos.

Como ejemplos, La CNDH entregada a Rosario Ibarra, militante y ex candidata de Morena, quien ahora figura como una empleada más del Presidente, poniendo en entredicho las funciones a su cargo; La nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia, Yasmín Esquivel Mossa, esposa del principal contratista de Andrés Manuel López Obrador, la historia es la misma en la Comisión Reguladora de Energía y por si fuera poco ahora van por el Instituto Nacional Electoral.

La ambición de Morena no tiene límites y beneficiándose de su mayoría en el Congreso se pone en riesgo la democracia y experiencia de una de las Instituciones más sensibles política y electoralmente hablando.

El 17 de febrero del presente, inicia el proceso de selección de los consejeros electorales, ante lo cual los mexicanos exigimos que se privilegie el conocimiento técnico y la imparcialidad, pero sobre todo que el Gobierno Federal se omita de meter mano a una de las pocas instituciones que se ha mantenido al margen de los intereses partidistas de Morena.

El camino y evolución en el fortalecimiento de la democracia en México ha sido difícil y lleno de obstáculos y fallas, por ello, no debemos permitir dar marcha atrás, la transición institucional debe garantizar la imparcialidad en el funcionamiento y no los intereses de Morena.

El INE debe permanecer imparcial y su fortaleza debe persistir en su neutralidad, no podemos permitir que las imposiciones del partido gobernante amenacen el arma más poderosa de los mexicanos, la democracia.

Facebook: Felifer Macías

Twitter: @FeliFer Macías

Instagram: @FeliFer Macías