/ viernes 23 de octubre de 2020

Humanitas: arte y pasión

El origen del estilo Art Déco proviene de la Exposition des Arts Décoratifs et Industrielles Modernes de 1925 presentada en París. El Art Déco coincide ideológica y cronológicamente con el Art Noveau, estilo que resultó en oposición a la revolución industrial.

El Art Noveau pretendía salvarse de la deshumanización que traía consigo la revolución industrial al reemplazar las artes aplicadas por la producción en serie. Fue revolucionario por su rechazo al canon clásico que prevalecía desde el renacimiento. Podríamos decir que este estilo, que se manifestó en las últimas décadas del siglo XIX, se antepone a la industrialización, expresa el refinamiento y gusto de la vieja aristocracia, que buscaba apartarse de la producción uniforme e industrial destinada a las masas, y distinguirse por el gusto de las cualidades artísticas y estéticas de los objetos decorativos.

La Belle Époque es el momento en que la aristocracia comparte con la burguesía una serie de privilegios y gustos. El imperialismo y el colonialismo fueron sistemas aceptados en esa época. Luego de la guerra Franco-Prusiana (1871) se estableció la Paz Armada, que permitió el auge de las ciudades como París, en la que los aristócratas eran modelo de refinamiento. En sitios como América donde no había aristocracia las oligarquías imitaron el estilo de la Belle Époque.

La aristocracia desaparecerá con la Primera Guerra Mundial de 1914. El hundimiento del Titanic en 1912 fue como una premonición de que esta clase social que gozaba del lujo excesivo, estaba destinada a desaparecer, y sería sustituida por la burguesía capitalista que imitaría muchos de sus comportamientos y participarían del gatopardismo.

En este contexto se explica mejor la aparición del Art Déco, que también se opone a los objetos industriales y se inspiran en la experiencia de la Bauhaus, impulsando el diseño, el arte y el empleo de materiales diversos en los objetos de uso cotidiano, en la decoración y en la arquitectura.

El termino Art Déco realmente se ocupa hasta el año de 1966 cuando se realiza en París una exposición para reconocer el estilo decorativo y la moda de 1925, además de los locos años veinte. Este estilo que sedujo a la burguesía y a las clases medias que surgirían en el periodo entre guerras.

En américa los edificios emblemáticos de Nueva York son el Rockefeller Center y el edificio Chrysler con su remate metálico Art Déco. En México fue en la colonia Condesa en donde la nueva clase media mexicana adopto el estilo. En paseo de la Reforma el edificio El Moro fue el primer rascacielos art Déco construido en 1946, hoy es la Lotería Nacional. El frontón México es otro ejemplo de la época, así como la decoración del interior del palacio de Bellas Artes.

La utilización de líneas rectas, en zigzag representaban el agua, expresaban también la idea de la energía y el rayo; la figura humana representaba la fuerza de los titanes y los obreros; la mujer ya no era la frágil seductora del Art Nouveau, sino la representación de la mujer emancipada del siglo XX.

Las líneas ondulas del anticuado Art Nouveau dejan lugar a las líneas rectas y al sentido geométrico, la energía que se transforma es el motivo simbólico del Art Déco, los rayos del sol dotan de sentido decorativo a las superficies.

El arquitecto que interpretó de mejor manera el Art Déco fue sin duda Frank Lloyd Wright con su grupo de seguidores de la Praire School. Para Wright la arquitectura debería de surgir de la tierra como los cactus del oeste, privilegiar las formas orgánicas que no son ajenas al entorno. La escuela de chicago también participó de la arquitectura Art Deco norteamericana, así como en la construcción de los rascacielos

Actualmente la ciudad de Miami Beach conforma el distrito art déco de la costa Este por la gran cantidad de manzanas construidas, en las que se encuentran hoteles, apartamentos y comercios.

bobiglez@gmail.com

El origen del estilo Art Déco proviene de la Exposition des Arts Décoratifs et Industrielles Modernes de 1925 presentada en París. El Art Déco coincide ideológica y cronológicamente con el Art Noveau, estilo que resultó en oposición a la revolución industrial.

El Art Noveau pretendía salvarse de la deshumanización que traía consigo la revolución industrial al reemplazar las artes aplicadas por la producción en serie. Fue revolucionario por su rechazo al canon clásico que prevalecía desde el renacimiento. Podríamos decir que este estilo, que se manifestó en las últimas décadas del siglo XIX, se antepone a la industrialización, expresa el refinamiento y gusto de la vieja aristocracia, que buscaba apartarse de la producción uniforme e industrial destinada a las masas, y distinguirse por el gusto de las cualidades artísticas y estéticas de los objetos decorativos.

La Belle Époque es el momento en que la aristocracia comparte con la burguesía una serie de privilegios y gustos. El imperialismo y el colonialismo fueron sistemas aceptados en esa época. Luego de la guerra Franco-Prusiana (1871) se estableció la Paz Armada, que permitió el auge de las ciudades como París, en la que los aristócratas eran modelo de refinamiento. En sitios como América donde no había aristocracia las oligarquías imitaron el estilo de la Belle Époque.

La aristocracia desaparecerá con la Primera Guerra Mundial de 1914. El hundimiento del Titanic en 1912 fue como una premonición de que esta clase social que gozaba del lujo excesivo, estaba destinada a desaparecer, y sería sustituida por la burguesía capitalista que imitaría muchos de sus comportamientos y participarían del gatopardismo.

En este contexto se explica mejor la aparición del Art Déco, que también se opone a los objetos industriales y se inspiran en la experiencia de la Bauhaus, impulsando el diseño, el arte y el empleo de materiales diversos en los objetos de uso cotidiano, en la decoración y en la arquitectura.

El termino Art Déco realmente se ocupa hasta el año de 1966 cuando se realiza en París una exposición para reconocer el estilo decorativo y la moda de 1925, además de los locos años veinte. Este estilo que sedujo a la burguesía y a las clases medias que surgirían en el periodo entre guerras.

En américa los edificios emblemáticos de Nueva York son el Rockefeller Center y el edificio Chrysler con su remate metálico Art Déco. En México fue en la colonia Condesa en donde la nueva clase media mexicana adopto el estilo. En paseo de la Reforma el edificio El Moro fue el primer rascacielos art Déco construido en 1946, hoy es la Lotería Nacional. El frontón México es otro ejemplo de la época, así como la decoración del interior del palacio de Bellas Artes.

La utilización de líneas rectas, en zigzag representaban el agua, expresaban también la idea de la energía y el rayo; la figura humana representaba la fuerza de los titanes y los obreros; la mujer ya no era la frágil seductora del Art Nouveau, sino la representación de la mujer emancipada del siglo XX.

Las líneas ondulas del anticuado Art Nouveau dejan lugar a las líneas rectas y al sentido geométrico, la energía que se transforma es el motivo simbólico del Art Déco, los rayos del sol dotan de sentido decorativo a las superficies.

El arquitecto que interpretó de mejor manera el Art Déco fue sin duda Frank Lloyd Wright con su grupo de seguidores de la Praire School. Para Wright la arquitectura debería de surgir de la tierra como los cactus del oeste, privilegiar las formas orgánicas que no son ajenas al entorno. La escuela de chicago también participó de la arquitectura Art Deco norteamericana, así como en la construcción de los rascacielos

Actualmente la ciudad de Miami Beach conforma el distrito art déco de la costa Este por la gran cantidad de manzanas construidas, en las que se encuentran hoteles, apartamentos y comercios.

bobiglez@gmail.com

ÚLTIMASCOLUMNAS