/ viernes 14 de enero de 2022

Humanitas. Arte y pasión

Los mudras es un lenguaje gestual con las manos que se ha desarrollado desde hace miles de años en las tradiciones orientales como el budismo e hinduismo.

Las manos expresan normalmente lo que la persona quiere que el otro sepa, a veces de manera inconsciente.

Los gestos manuales son parte de la tradición ritual de todas las culturas. Recordemos la bendición que nos daba nuestra madre con las manos o cuando nos persignamos, cuando unimos las manos para orar, cuando saludamos de lejos con un gesto de mano.

Estos gestos se practican también en la meditación, en el arte, en la danza, en el teatro, en los rituales sagrados y en la vida cotidiana.

Mover las manos y los dedos en distintas posiciones nos producen gozo, energía y conexión con lo otro.

Encontramos comúnmente la imagen del Buda sentado con las manos unidas, una encima de la otra, la izquierda que es la mano inconsciente que sostiene a la derecha que es la mano consciente, formando un recipiente que recibe y ofrece la verdad, los cuatro dedos se unen y los pulgares se ponen en diagonal formando un triángulo. Para los budistas e hinduistas existen 24 mudras para la meditación y el yoga. Los mudras ayudan a equilibrar la energía de nuestro cuerpo con la mente y el espíritu.

La palabra mudra proviene del sanscrito y significa bien, alegría gozo y sellar. En las representaciones de Sidartha Gautama Buda (s. VI a.C.) en la iconografía se representan diferentes mudras o gestos con las manos que tienen distintos significados, por ejemplo, el Buda caminante con las manos extendidas al frente presentando las palmas se llama abhaia mudra, que se usa para eliminar el miedo. En la meditación se utiliza juntar el dedo índice con el pulgar formando un circulo y dejando tres dedos alzados, esta posición representa el gyan mudra, que es el conocimiento y la sabiduría. En otras tradiciones nos remite al círculo que representa lo que no tiene principio ni fin; y los tres dedos la triada sagrada o la trinidad cristiana. El dedo pulgar representa a Dios, el fuego, la lógica y el ego. El dedo índice la inspiración, el don de mando, el poder del pensamiento y la intuición.

Unir los dedos nos permite armonizar la energía, los gestos que realizamos con las manos de manera consciente o inconsciente representan distintos estados de ánimo y la conexión con la energía que poseemos. Todo lo que nos rodea es energía visible e invisible.

bobiglez@gmail.com


Los mudras es un lenguaje gestual con las manos que se ha desarrollado desde hace miles de años en las tradiciones orientales como el budismo e hinduismo.

Las manos expresan normalmente lo que la persona quiere que el otro sepa, a veces de manera inconsciente.

Los gestos manuales son parte de la tradición ritual de todas las culturas. Recordemos la bendición que nos daba nuestra madre con las manos o cuando nos persignamos, cuando unimos las manos para orar, cuando saludamos de lejos con un gesto de mano.

Estos gestos se practican también en la meditación, en el arte, en la danza, en el teatro, en los rituales sagrados y en la vida cotidiana.

Mover las manos y los dedos en distintas posiciones nos producen gozo, energía y conexión con lo otro.

Encontramos comúnmente la imagen del Buda sentado con las manos unidas, una encima de la otra, la izquierda que es la mano inconsciente que sostiene a la derecha que es la mano consciente, formando un recipiente que recibe y ofrece la verdad, los cuatro dedos se unen y los pulgares se ponen en diagonal formando un triángulo. Para los budistas e hinduistas existen 24 mudras para la meditación y el yoga. Los mudras ayudan a equilibrar la energía de nuestro cuerpo con la mente y el espíritu.

La palabra mudra proviene del sanscrito y significa bien, alegría gozo y sellar. En las representaciones de Sidartha Gautama Buda (s. VI a.C.) en la iconografía se representan diferentes mudras o gestos con las manos que tienen distintos significados, por ejemplo, el Buda caminante con las manos extendidas al frente presentando las palmas se llama abhaia mudra, que se usa para eliminar el miedo. En la meditación se utiliza juntar el dedo índice con el pulgar formando un circulo y dejando tres dedos alzados, esta posición representa el gyan mudra, que es el conocimiento y la sabiduría. En otras tradiciones nos remite al círculo que representa lo que no tiene principio ni fin; y los tres dedos la triada sagrada o la trinidad cristiana. El dedo pulgar representa a Dios, el fuego, la lógica y el ego. El dedo índice la inspiración, el don de mando, el poder del pensamiento y la intuición.

Unir los dedos nos permite armonizar la energía, los gestos que realizamos con las manos de manera consciente o inconsciente representan distintos estados de ánimo y la conexión con la energía que poseemos. Todo lo que nos rodea es energía visible e invisible.

bobiglez@gmail.com


ÚLTIMASCOLUMNAS