/ miércoles 25 de marzo de 2020

La Grabadora

Grabando…

Paralizadas las actividades financieras en varios países, rota la cadena económica en la compra y/o venta de bienes y servicios en el planeta, nos obliga a que hagamos reflexiones sobre el pasado y el futuro del sistema capitalista de este mundo, del socialismo ni hablar, ya que desde hace mucho tiempo se demostró que no sirvió para nada.

Bueno, a decir verdad y ser sincero, ni cómo defender al capitalismo que agranda la brecha, que separa cada día más a los que tienen sobre abundancia, contra los millones y millones de pobres que su día a día es existir en un sistema desigual que los hace sobrevivir, y una clase media que estira lo que gana para irla llevando y resistir para subsistir.

Lo anterior lo reflexiono con ustedes para pensar, en serio, que estamos en un mundo al que se le presentan nubarrones, con graves consecuencias económicas. ¿Y todo por qué? Por la pandemia, por el mal del ‘Coronavirus’ y por la culpa de los sistemas de la economía.

Si de por sí debemos cuidarnos del contagio del que ya todos, o casi todos sabemos, tenemos que cuidar el poco, regular o demasiado dinero que percibimos por el trabajo o por la pensión o jubilación. La gran mayoría de países, por supuesto México, estamos en paro económico que tendrá repercusiones en la vida de muchos de nosotros, pero como siempre, unos saldrán ganando y otros perderán.

Lo que sí me preocupa son el gran número de trabajadores que se suman al desempleo, unos por voraces empresarios que los despidieron, otros que al no tener ventas deben tomar la decisión de cerrar. No dejemos a un lado a los millones que se dedican al comercio informal.

Off the record…

¿A dónde vamos a llegar? No sé, pero en mi caso gastamos sólo lo necesario y hemos dejado de lado gustos que antes nos dábamos. Es el momento de apoyar a los que tienen tiendas que ofrecen productos y servicios en los barrios o colonias en que vivimos.

¿Cuánto durará esta situación? Tampoco lo sabemos, lo único que debemos hacer es exponernos lo menos posible, sobre todo si somos de la tercera edad, no acudir a donde haya demasiada gente y cuidarnos y cuidar a los nuestros.

El riesgo es que cuando muchos no tengan que comer o dar de comer a su familia, o por vivales y pillos, que pueda suceder, los peligros son muchos. Hemos sido testigos de lo sucedido otros años. ¡Cuidado! Ya en Ciudad de México se dieron los primeros brotes.

Grabando…

Paralizadas las actividades financieras en varios países, rota la cadena económica en la compra y/o venta de bienes y servicios en el planeta, nos obliga a que hagamos reflexiones sobre el pasado y el futuro del sistema capitalista de este mundo, del socialismo ni hablar, ya que desde hace mucho tiempo se demostró que no sirvió para nada.

Bueno, a decir verdad y ser sincero, ni cómo defender al capitalismo que agranda la brecha, que separa cada día más a los que tienen sobre abundancia, contra los millones y millones de pobres que su día a día es existir en un sistema desigual que los hace sobrevivir, y una clase media que estira lo que gana para irla llevando y resistir para subsistir.

Lo anterior lo reflexiono con ustedes para pensar, en serio, que estamos en un mundo al que se le presentan nubarrones, con graves consecuencias económicas. ¿Y todo por qué? Por la pandemia, por el mal del ‘Coronavirus’ y por la culpa de los sistemas de la economía.

Si de por sí debemos cuidarnos del contagio del que ya todos, o casi todos sabemos, tenemos que cuidar el poco, regular o demasiado dinero que percibimos por el trabajo o por la pensión o jubilación. La gran mayoría de países, por supuesto México, estamos en paro económico que tendrá repercusiones en la vida de muchos de nosotros, pero como siempre, unos saldrán ganando y otros perderán.

Lo que sí me preocupa son el gran número de trabajadores que se suman al desempleo, unos por voraces empresarios que los despidieron, otros que al no tener ventas deben tomar la decisión de cerrar. No dejemos a un lado a los millones que se dedican al comercio informal.

Off the record…

¿A dónde vamos a llegar? No sé, pero en mi caso gastamos sólo lo necesario y hemos dejado de lado gustos que antes nos dábamos. Es el momento de apoyar a los que tienen tiendas que ofrecen productos y servicios en los barrios o colonias en que vivimos.

¿Cuánto durará esta situación? Tampoco lo sabemos, lo único que debemos hacer es exponernos lo menos posible, sobre todo si somos de la tercera edad, no acudir a donde haya demasiada gente y cuidarnos y cuidar a los nuestros.

El riesgo es que cuando muchos no tengan que comer o dar de comer a su familia, o por vivales y pillos, que pueda suceder, los peligros son muchos. Hemos sido testigos de lo sucedido otros años. ¡Cuidado! Ya en Ciudad de México se dieron los primeros brotes.