/ miércoles 1 de julio de 2020

La Grabadora

GRABANDO…

El presidente López Obrador, un día sí y otro también, lucha contra sus molinos de viento. El lunes se fue contra periodistas como López Dóriga y los analistas Jorge Castañeda, Héctor Aguilar Camín y Leo Zuckerman, se salvó Jorge Tello que es otro de los que intervienen en la mesa de los lunes en “La Hora de Opinar” de Foro TV de Televisa.

Durante el programa transmitido el lunes 22, estaban hablando sobre la presencia de los médicos cubanos en el país, anotando que los médicos de México no quieren ir a esos lugares alejados. Castañeda comentó el caso de su hija Xaviera, que al terminar su carrera en la Facultad de Medicina la mandaron a Putla, comunidad alejada en el estado de Oaxaca, Jorge lo calificó como “un pueblo horrendo”, agregando que Aguilar Camín le ayudó a que su hija fuera enviada “a un pueblo menos horroroso”.

El lunes pasado, en la mañanera, el presidente tomó su lanza y arremetió contra los periodistas mencionados en el primer párrafo. Del exsecretario de Relaciones Exteriores de Fox, López Obrador, sin faltarle razón, expresó: “sin duda, eso es una expresión clasista, racista. El debería de ofrecer una disculpa, porque fue funcionario público, pero además es comentarista, es analista en un medio de comunicación”. Digo yo que Castañeda se pasó al calificar de esa manera a Putla.

El mismo lunes el mandatario originó oooootro pleito, ahora con el gobernador panista del vecino estado de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez. Resulta que el domingo salió libre María Eva Ortiz, madre de “El Marro, detenida el 20 de junio en Celaya, por lo que López Obrador en la mañanera dijo: “Yo lamento mucho esto, tiene que ver con un problema añejo… ineficiencias y corrupción. Siempre se habla de que se deja en libertad a presuntos delincuentes porque no se integró bien la averiguación y es la forma de ocultar un acuerdo, una tranza para decirlo con claridad”.

El mandatario estatal, Diego Sinhue Rodríguez, no se quedó callado y le responde al preciso: “De nueva cuenta, hoy desde la mañanera se politiza la seguridad en Guanajuato, aclaremos las cosas, el Fiscal de Guanajuato fue ratificado por el poder legislativo en el Congreso del Estado de Guanajuato. Estamos en una democracia y pedimos respeto a la autonomía de los poderes y el federalismo”, escribió el mandatario en su cuenta de Facebook.


OFF THE RECORD…

Recordemos a otros enemigos del presidente y que arremete en contra de ellos cuando puede o se acuerda. La lista es larga y me faltará espacio para nombrarlos: la mafia del poder, los conservadores, el PRI, el PAN, Movimiento Ciudadano, Carlos Salinas de Gortari, los periodistas corruptos a quienes pone nombre y apellido, casi todos los empresarios, la prensa que lo critica, no le gusta las organizaciones sociales que piden transparencia, Felipe Calderón, los “fifís”, intelectuales y más…y más…y más.

Yo ignoro a dónde estos pleitos contra sus molinos de viento llevarán a México y por ende a nosotros los mexicanos, soy escéptico porque estoy seguro que no llegaremos a ningún buen puerto.

GRABANDO…

El presidente López Obrador, un día sí y otro también, lucha contra sus molinos de viento. El lunes se fue contra periodistas como López Dóriga y los analistas Jorge Castañeda, Héctor Aguilar Camín y Leo Zuckerman, se salvó Jorge Tello que es otro de los que intervienen en la mesa de los lunes en “La Hora de Opinar” de Foro TV de Televisa.

Durante el programa transmitido el lunes 22, estaban hablando sobre la presencia de los médicos cubanos en el país, anotando que los médicos de México no quieren ir a esos lugares alejados. Castañeda comentó el caso de su hija Xaviera, que al terminar su carrera en la Facultad de Medicina la mandaron a Putla, comunidad alejada en el estado de Oaxaca, Jorge lo calificó como “un pueblo horrendo”, agregando que Aguilar Camín le ayudó a que su hija fuera enviada “a un pueblo menos horroroso”.

El lunes pasado, en la mañanera, el presidente tomó su lanza y arremetió contra los periodistas mencionados en el primer párrafo. Del exsecretario de Relaciones Exteriores de Fox, López Obrador, sin faltarle razón, expresó: “sin duda, eso es una expresión clasista, racista. El debería de ofrecer una disculpa, porque fue funcionario público, pero además es comentarista, es analista en un medio de comunicación”. Digo yo que Castañeda se pasó al calificar de esa manera a Putla.

El mismo lunes el mandatario originó oooootro pleito, ahora con el gobernador panista del vecino estado de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez. Resulta que el domingo salió libre María Eva Ortiz, madre de “El Marro, detenida el 20 de junio en Celaya, por lo que López Obrador en la mañanera dijo: “Yo lamento mucho esto, tiene que ver con un problema añejo… ineficiencias y corrupción. Siempre se habla de que se deja en libertad a presuntos delincuentes porque no se integró bien la averiguación y es la forma de ocultar un acuerdo, una tranza para decirlo con claridad”.

El mandatario estatal, Diego Sinhue Rodríguez, no se quedó callado y le responde al preciso: “De nueva cuenta, hoy desde la mañanera se politiza la seguridad en Guanajuato, aclaremos las cosas, el Fiscal de Guanajuato fue ratificado por el poder legislativo en el Congreso del Estado de Guanajuato. Estamos en una democracia y pedimos respeto a la autonomía de los poderes y el federalismo”, escribió el mandatario en su cuenta de Facebook.


OFF THE RECORD…

Recordemos a otros enemigos del presidente y que arremete en contra de ellos cuando puede o se acuerda. La lista es larga y me faltará espacio para nombrarlos: la mafia del poder, los conservadores, el PRI, el PAN, Movimiento Ciudadano, Carlos Salinas de Gortari, los periodistas corruptos a quienes pone nombre y apellido, casi todos los empresarios, la prensa que lo critica, no le gusta las organizaciones sociales que piden transparencia, Felipe Calderón, los “fifís”, intelectuales y más…y más…y más.

Yo ignoro a dónde estos pleitos contra sus molinos de viento llevarán a México y por ende a nosotros los mexicanos, soy escéptico porque estoy seguro que no llegaremos a ningún buen puerto.