/ sábado 14 de mayo de 2022

Lo que no nos define | El combate a la inflación


El jueves pasado la Junta de Gobierno del Banco de México dio a conocer su tercer anuncio de política monetaria en lo que va del año. Decidió incrementar en 50 puntos base el objetivo para la tasa de interés interbancaria a un día, de 6.50 a 7.0 por ciento. Esta medida coincide con lo que ha dispuesto un amplio número de bancos centrales. Por ejemplo, la Fed aumentó el objetivo para la tasa de fondos federales en 50 puntos base para situarlo en un rango de entre 0.75 y 1 por ciento.

Cabe precisar que la tasa de interés es un instrumento que pretende influir en variables como el consumo, la producción, la actividad económica y, en última instancia, la inflación.

La respuesta del Banxico era previsible ante los mercados derivado del repunte inflacionario. De acuerdo con datos del INEGI, en abril, las inflaciones general y subyacente registraron tasas anuales de 7.68 y 7.22 por ciento, respectivamente, su nivel más alto desde enero de 2001. Adicionalmente, Banxico pronostica que la inflación convergerá a la meta de 3 por ciento en el primer trimestre de 2024.

Como parte de los esfuerzos por contener la inflación, el 4 de mayo el gobierno mexicano presentó el Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PACIC); se trata de un acuerdo voluntario con el sector empresarial para homologar el precio de 24 productos de la canasta básica por seis meses. Asimismo, contempla acciones para fomentar la producción de granos. Banxico considera como un riesgo a la baja un efecto mayor al esperado del PACIC.

Durante el primer trimestre de 2022, la actividad económica a nivel mundial creció menos de lo proyectado. Si bien, según estimaciones oportunas del INEGI, en el primer trimestre de 2022 el PIB nacional registró un crecimiento de 0.88 por ciento respecto al último trimestre de 2021, es decir, la economía mexicana se expandió 1.56 por ciento en comparación con el mismo trimestre del año pasado, el sector privado coloca las expectativas de crecimiento en México para 2022 por debajo de 2 por ciento.

Sumado a lo anterior, la inflación global continuó al alza presionada por los elevados precios de los alimentos y energéticos, así como por los cuellos de botella y la recuperación de la demanda. Todo ello se inserta en un contexto de mayor aversión al riesgo provocado por la pandemia, las presiones inflacionarias, el conflicto geopolítico en Ucrania y los ajustes monetarios y financieros de los países.

De cara a este panorama complejo será necesario establecer un compromiso tripartita entre el gobierno, los empresarios y la sociedad, a fin de actuar con mayor contundencia para detener la inflación.

Enhorabuena por el nombramiento de Arturo Herrera, exsecretario de Hacienda, como director global de Gobierno del Banco Mundial.

¿Será un entorno de certidumbre lo que no nos define?



Consultor y profesor universitario

Twitter: Petaco10marina

Facebook: Petaco Diez Marina

Instagram: Petaco10marina



El jueves pasado la Junta de Gobierno del Banco de México dio a conocer su tercer anuncio de política monetaria en lo que va del año. Decidió incrementar en 50 puntos base el objetivo para la tasa de interés interbancaria a un día, de 6.50 a 7.0 por ciento. Esta medida coincide con lo que ha dispuesto un amplio número de bancos centrales. Por ejemplo, la Fed aumentó el objetivo para la tasa de fondos federales en 50 puntos base para situarlo en un rango de entre 0.75 y 1 por ciento.

Cabe precisar que la tasa de interés es un instrumento que pretende influir en variables como el consumo, la producción, la actividad económica y, en última instancia, la inflación.

La respuesta del Banxico era previsible ante los mercados derivado del repunte inflacionario. De acuerdo con datos del INEGI, en abril, las inflaciones general y subyacente registraron tasas anuales de 7.68 y 7.22 por ciento, respectivamente, su nivel más alto desde enero de 2001. Adicionalmente, Banxico pronostica que la inflación convergerá a la meta de 3 por ciento en el primer trimestre de 2024.

Como parte de los esfuerzos por contener la inflación, el 4 de mayo el gobierno mexicano presentó el Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PACIC); se trata de un acuerdo voluntario con el sector empresarial para homologar el precio de 24 productos de la canasta básica por seis meses. Asimismo, contempla acciones para fomentar la producción de granos. Banxico considera como un riesgo a la baja un efecto mayor al esperado del PACIC.

Durante el primer trimestre de 2022, la actividad económica a nivel mundial creció menos de lo proyectado. Si bien, según estimaciones oportunas del INEGI, en el primer trimestre de 2022 el PIB nacional registró un crecimiento de 0.88 por ciento respecto al último trimestre de 2021, es decir, la economía mexicana se expandió 1.56 por ciento en comparación con el mismo trimestre del año pasado, el sector privado coloca las expectativas de crecimiento en México para 2022 por debajo de 2 por ciento.

Sumado a lo anterior, la inflación global continuó al alza presionada por los elevados precios de los alimentos y energéticos, así como por los cuellos de botella y la recuperación de la demanda. Todo ello se inserta en un contexto de mayor aversión al riesgo provocado por la pandemia, las presiones inflacionarias, el conflicto geopolítico en Ucrania y los ajustes monetarios y financieros de los países.

De cara a este panorama complejo será necesario establecer un compromiso tripartita entre el gobierno, los empresarios y la sociedad, a fin de actuar con mayor contundencia para detener la inflación.

Enhorabuena por el nombramiento de Arturo Herrera, exsecretario de Hacienda, como director global de Gobierno del Banco Mundial.

¿Será un entorno de certidumbre lo que no nos define?



Consultor y profesor universitario

Twitter: Petaco10marina

Facebook: Petaco Diez Marina

Instagram: Petaco10marina