imagotipo

Azar e incertidumbre

  • Redacción
  • en BARROCO

Por Roberto Rosano Lara

La incertidumbre, el azar y la probabilidad son tres conceptos fundamentales para las ciencias contemporáneas, sobre todo en áreas como la teoría cuántica, la teoría de sistemas de complejos, la teoría de la información y la biología molecular.  Sin embargo tales conceptualizaciones no distan en lo más mínimo de las artes también, pues es ahí donde su uso ha sido moneda corriente. La naturalidad con la que los artistas utilizan en su proceso creativo intuiciones complejísimas como la de azar y la de incertidumbre resulta evidente, pues la obra final nunca está totalmente predeterminada, ella siempre parte de intuiciones creativas o de procesos de construcción que están plenamente enriquecidos con “errores afortunados” o aleatoriedades sobre las cuales el artista interviene curatorialmente eligiendo conservarlas o removerlas. Si elige su conservación entonces ese azar que ha surgido espontáneamente será considerado un “error afortunado” y formará parte de la obra final, si decide no conservarlo entonces el azar pasará a formar parte de aquello a lo que el artista se enfrenta para que el proceso constructivo de su obra pueda llevarse a cabo efectivamente.

Veamos entonces que el azar, condición esencial de toda experiencia creadora, puede usarse artísticamente en forma positiva (es decir, constructiva) o negativa (cuando el artista en un acto curatorial retira aquello que ha surgido azarosamente), y en conjunto ambas instancias forman parte del extraño y curatorial misticismo de la creación artística.

En la emisión pasada de nuestra columna hablamos sobre la ética de la labor artística y propusimos a la figura del artista como un curador informático del mundo, y en ese sentido es que afirmamos también que la labor creadora consiste no exclusivamente en ser el primero en crear algo sino también el primero en reconocer la importancia de algo, o como sucede en la mayoría de los casos, el primero en ser capaz de integrar artísticamente elementos que surgen de lo espontáneo e intuitivo pero que son elegidos y configurados curatorialmente hasta lograr la obra de arte. Picasso por ejemplo, creó el cubismo a partir de varias influencias, ahora sabemos que Gino Severini, amigo suyo y pintor futurista, le regaló una cámara fotográfica que tenía el lente roto, quizás un lente roto habría sido un montón de basura para los simples mortales pero Picasso se dejó afectar por tal artefacto hasta el punto de darse cuenta de la valía técnica potencial que tenía el artilugio para formalizar ideas que seguramente ya estaba intuyendo respecto a la multiperspectiva y la multi-angularidad, y que luego constituirían la gran innovación del cubismo como estilo visual. Observemos entonces que un evento azaroso, como recibir una cámara con el lente roto, en las manos o en la mente correcta puede ser formalizado en arte altamente innovador.

Foto: Especial

Foto: Especial

La intuición creadora no solo tiene un alto componente de azar sino también de incertidumbre, es decir, el artista no sabe exactamente en qué devendrá la obra que tiene en mente al comenzar a trabajar sobre ella. Y es que la obra “quiere” ser algo, la obra se impone ante el deseo del artista y junto a él forma parte de su propio origen, de su propia construcción. Cualquiera que haya “creado” una obra de arte en su vida sabe lo anterior, pese a lo metafísico que pueda sonar la afirmación de que la obra tiene una voluntad previa a su manifestación fáctica.

Entonces, la incertidumbre se vuelve parte fundamental del proceso creador que tiene mucho que ver con una serie de negociaciones que el artista sostiene con varias instancias, en primer momento con la idea inicial de la obra que subyace en su mente (y que bien puede ser tan solo una intuición que precisa ser explorada detenidamente), de igual modo ha de negociar con los materiales que formalizarán su obra así como con su propia habilidad técnica para manejarlos, con los recursos financieros con los que cuenta para sostener el proceso constructivo que bien puede tomar meses, y finalmente negociar con aquello que a través de la obra el artista se ve obligado a explorar dentro de su propia “mismidad”, en su interior. Hacer arte no es un proceso simple, es de hecho una actividad que genera inestabilidades psíquicas y que el artista ha de resolver dentro de sí para que la labor creadora no lo disminuya sino que contribuya a su propia resolución.

Entonces el azar y la incertidumbre intrínsecos en la labor artística forman parte sustancial del proceso creador. Diríamos que surgen a partir de la dialéctica generada entre la idea que el artista tiene sobre la obra que va a crear y su enfrentamiento con la facticidad para que esa idea se manifieste en la realidad. La incompletud de la idea en la mente del artista precisa completarse y formalizarse, así como enriquecerse con los azares afortunados que constituyen la diversidad informática del mundo factual.

Y es precisamente el aprovechamiento inteligente de ese enriquecimiento discursivo lo que ha hecho el maestro Javier Marín en sus esculturas, como la recién inaugurada escultura de bronce “Cabeza-vainilla” ubicada en la plazuela Mariano de las Casas al lado del templo de Santa Rosa de Viterbo. Marín decidió dejar intencionalmente en su escultura las marcas aleatorias que el maestro fundidor y los demás asistentes que participan en el proceso de construcción de la obra dejan en ella. Considera que tales marcas son parte de la obra tan intrínsecamente como la idea misma que él imprime en su diseño. Aprovecha los orificios que deben realizarse en el procesos de fundición para que la cera pueda salir del horno, creando en la obra final un entretejido de hilos de luz al interior de la colosal escultura y que vuelven tremendamente contemporánea, experimental e interesante la obra de Marín, al mismo tiempo que sigue conservando su cualidad figurativista clásica y romántica. Cabeza-vainilla es al mismo tiempo el rostro del nazareno, de su padre Dios, de Zeus, o de Apolo el Logos, es una obra metadiegética que nos cuenta multitud de historias. Imperdible para todos nuestros lectores.

Plan antisismo: MAV; alcalde y UNAM analizarán cómo reducir riesgos

Plan antisismo: MAV; alcalde y UNAM analizarán cómo reducir riesgos

Marcos Aguilar adelanta que trabajan nuevo Reglamento de Construcción

Zulema López

local

Martínez Ordieres quiere acercarse al liderato

Martínez Ordieres quiere acercarse al liderato

Llegó a Chiapas con la firme intención de acercarse al liderato

Boyé sedujo con su barbacoa y pulque

Boyé sedujo con su barbacoa y pulque

Celebran a San Antonio de Padua con su gastronomía

Partidos Políticos pueden redireccionar recursos: IEEQ

Partidos Políticos pueden redireccionar recursos: IEEQ

Tienen posibilidad de apoyar a damnificados de sismos, aseguran

Celebraron su cumpleaños

Celebraron su cumpleaños

Alicia Chaires, Erika Barragán y Cynthia Morales celebraron con amigas

“SAFARI”, exposición pictórica de Karina Avitúa

“SAFARI”, exposición pictórica de Karina Avitúa

La obra estará vigente para todos los niños y padres hasta noviembre

destacados

Finaliza el transporte gratuito

Finaliza el transporte gratuito

La mayoría de los transportes masivos públicos de la Ciudad de México comienzan a regularizarse

La trasladan de Jojutla y salva su pierna

La trasladan de Jojutla y salva su pierna

Brenda Nayeli fue rescatada de un derrumbe de Jojutla

Sacan mochilas y juguetes de entre escombros del colegio Rébsamen

Sacan mochilas y juguetes de entre escombros del colegio Rébsamen

El Colegio City College se solidarizó con la comunidad escolar Enrique Rébsamen

Afectadas, 178 casas en Cuajimalpa

Afectadas, 178 casas en Cuajimalpa

Falsos damnificados aprovechan donaciones denuncian vecinos

Permean normas antisísmicas de construcción

Permean normas antisísmicas de construcción

En la CDMX, los edificios más altos resistieron el impacto del sismo, algunos con afectaciones estructurales