imagotipo

El rostro del vacío

  • Redacción
  • en BARROCO

Por José Martín Hurtado Galves

Hay vacíos más vacíos que otros. Algunos se reducen a no tener nada (vacío como carencia de algo / o de alguien); otros —en cambio—, tienen un dejo de tristeza, de amargura, incluso de olvido. Este tipo de vacíos son los que comúnmente llamamos vacíos existenciales. No se trata de una falta absoluta de algo, sino —más bien— un exceso de melancolía, de hartazgo de ʽuno mismoʼ. Es, pues, un vacío repleto de algo que no es precisamente el mismo vacío: no se está repleto de sí, sino vacío de un para sí que repercute de manera directa en el en-sí.

El uno mismo, por su parte, no refiere necesaria o absolutamente a un sujeto en su sentido material, sino a la suma de sujetos que conforman el ideario reflexivo (al menos discursivo) de la persona; en tanto se esté consciente de que se carece de algo debido al exceso de algo. Nótese: un «exceso» que provoca «vacío» en uno mismo.

Pero ¿quién es ese ʽuno mismoʼ? Podemos decir que es la persona en un sentido particular; sin embargo, ¿hay alguien que sea solo de manera ʽparticularʼ, absoluta e irrestrictamente? ¿Se puede advertir esa particularidad en un sujeto? En otras palabras: ¿se puede desprender al ser-humano-individual de su ser humanidad-social?

El ser humano es producto de su lenguaje. Lo que habla lo sitúa no sólo ante un interlocutor, sino también ante él mismo que se sitúa desde un referente de sí mismo. El lenguaje es la piel que le da apariencia como rostridad sonora.

Y es este rostro-discursivo el que orienta al sujeto como ente-no-vacío. No se puede ser nada cuando ya se es algo. La nada no es necesariamente vacío. En todo caso es una advertencia de ser o haber sido algo. El alguien se distiende en esta posibilidad de ser-siendo. Implota y explota a la vez como identidad dinámica.

Así, el rostro es una forma de ser y aparecer en una nada que se reconoce lejos del vacío existencial. Podemos identificar, en todo caso, el vacío con lo vacuo, con lo huero. Pero no como un «horror vacui» (miedo al vacío), sino precisamente, es éste (el vacío), el que da sentido a la propia existencia recargada de sí misma.

Hay una incertidumbre constante: ser o no-ser; eso ya está muy dicho. Pero no se trata de estar o no estar, sino de ser desde el no-ser que provoca la nada de no ser precisamente vacío. Se trata de ser desde un no-ser constante. Línea que permite vislumbrar un antes y un después. Un ahora tan sólo porque hubo un pasado y, tal vez, habrá un futuro.

En eso radica la idea de no-ser desde el vacío que carcome la palabra del que es desde la idea de no ser. Recargamiento existencial en el tono más alto. A punto de romper la apariencia cotidiana que día a día pierde sustancialidad y, con ello, movimiento estremecedor en su sustancialidad. Vamos, que de la fugacidad de la esencia se colige la inestabilidad de la sustancia. En ambos casos la circunstancia hace mella en la idea de vacío fatal.

Y es esta circunstancia —precisamente— la que provoca al vacío una ausencia-de-algo. El tiempo y el espacio, así como los antecedentes, consecuencias (desconocidas) y actores (directos o indirectos) son la gama difusa que vuelve circunstancia aprehensible al vacío. La realidad, en este sentido, no es más que la apariencia cuasi-fenomenológica del ser que es desde la practicidad de su propia idea de sí.

De ahí que no haya un vacío exento de algo, pues ese algo es la suma de circunstancias que lo hacen aparecer como una forma más de ser. Ontología que redunda en la idea de ser difuso. Así, la claridad discursiva se vuelve una referencia lumínica que sólo alumbra una parte del rostro existencial, dejando oscura la parte que refiere o no al vacío. Y éste —se colige— se subsume en la negación de su propia existencialidad.

Así se refiere a él (al vacío) como un no ser. Como la idea que niega a la idea misma. Como un contrasentido que permite negar lo que no ha acabado de ser reconocido. Pero, ¿cómo se puede negar algo que da sustancialidad en sentido contrario a lo que es? En otras palabras, cómo advertir la idea de ser sin la de no ser.

Si se habla del vacío es porque tiene rostro. Es porque reconocemos en él una forma —digamos— in-estable de ser. Y es este ser el que delinea la mirada gnoseológica de quien lo refiere como un algo: un algo de un alguien. Un alguien con un algo. Un algo que se vuelve un alguien. En fin, cuántas voces tendrán que entrecortarse para delinear al ser que se niega para afirmar al que se dice ser.

El vacío es una forma de asir al ser que no es del todo afirmación. Es una forma de retener la fugacidad de sí. No se trata de una fugacidad como medio, sino de una huida como acción que no deja de ser. Utilizando un tiempo verbal en griego, es un aoristo (tiempo indeterminado) que permite asir la circunstancia como posibilidad fática, sólo así se puede continuar un diálogo consigo mismo.

Desde el vacío y hacia el vacío de sí. Desde el rostro que deambula ontológicamente hasta la mirada que se cierra para ver al sujeto que nos habita como referente de negación. En cualquier caso la voz que nos descubre referirá un vacío —digamos— rostrificado.

Hasta aquí una pregunta: ¿es la idea de vacío una forma de comunicación fática consigo mismo? Tómese en cuenta que no se trata de una respuesta que da continuidad a un ser dialógico, sino —más bien— de una pregunta que no acaba de formularse. En todo caso, sólo es una pregunta que inquiere por la idea de que algo que no es pueda seguir siendo un no-es pero como base de lo que se es. Así, si se reconoce al vacío como algo que nos da una cierta identidad inter-dialógica, entonces se podrá reconocer en el ser humano una forma de ser y de no ser; o mejor: de ser desde un no ser inacabado. Ese vendría siendo uno de los rostros del vacío existencial que nos carcome.

Repunta creación de empleo 14.2%

Repunta creación de empleo 14.2%

Domínguez destaca 45 mil nuevas plazas; cifra avalada por el IMSS

Elvia Buenrostro Pichardo

local

Pistolero agresivo; sacó un arma de fuego amenazando a un taxista

Pistolero agresivo; sacó un arma de fuego amenazando a un taxista

Altercado entre conductores acabó en persecución y detención

Sí habrá “un día particular” en Querétaro

Sí habrá “un día particular” en Querétaro

La obra se presentará el 22 de noviembre

Arranca Curso Internacional de Voleibol

Arranca Curso Internacional de Voleibol

La Asociación Queretana de Voleibol fue la organizadora

Municipio se deslinda del conflicto en Plaza de las Américas

Municipio se deslinda del conflicto en Plaza de las Américas

Es un tema entre particulares, dice

UVM Querétaro cae ante Tec de Monterrey

UVM Querétaro cae ante Tec de Monterrey

En la quinta fecha de CONADEIP

destacados

Corea del Norte es ”una potencia nuclea” y no cederá a las presiones

Corea del Norte es ”una potencia nuclea” y no cederá a las presiones

Corea del Norte envió una carta a Australia pidiendo que se desmarque de la política de EU

El avance del tifón Lan amenaza con entorpecer elecciones en Japón

El avance del tifón Lan amenaza con entorpecer elecciones en Japón

Este es el vigésimo primer tifón de la temporada en el Pacífico

Prevén tormentas intensas en Tabasco y Chiapas

Prevén tormentas intensas en Tabasco y Chiapas

Habrátormentas eléctricas, vientos fuertes con rachas superiores a 60 kilómetros km/h

A un mes del terremoto, la Ciudad de México está de pie

A un mes del terremoto, la Ciudad de México está de pie

Así lo afirmó Mancera, quien reiteró que hay un compromiso permanente con la población

Tras resultar afectada por sismos, SEP rentará nuevo inmueble

El proyecto mejorará la atención a la ciudadanía y alcanzaría ahorros anuales por más de 46 mdp