/ sábado 10 de noviembre de 2018

Vitaflumen: A propósito de ritos

Para disfrutar y despedir los últimos días de sol y calor, no hay otro mejor que una escapada en la naturaleza

« Me fui a los bosques porque quería vivir a conciencia, quería vivir a fondo y extraer todo el meollo a la vida. Dejar de lado todo lo que no fuera vida para no descubrir, en el momento de la muerte, que no había vivido. » *

Me llegan imágenes de las primeras nevadas en Quebec y no puedo evitar recrear en mi mente lo que esto quiere decir. Desde hace un par de semanas la gente empezó a realizar la parafernalia propia de cada otoño: sacar del armario las sandalias, las faldas cortas, los shorts y los vestiditos ligeros, y reemplazarlos por botas con interior de lana de borrego, abrigos y ropa térmica. Los muebles de terraza volverán a su lugar en la bodega y las parrillas o barbecues serán limpiadas por última vez en el año para pasar los siguientes cinco o seis meses cubiertos por una funda que poco a poco quedará sepultada en la nieve. El verano ha terminado y el otoño pasa tan rápido que de un día a otro le decimos adiós así, con este ritual.

Y a propósito de ritos, para disfrutar y despedir los últimos días de sol y calor, no hay otro mejor que una escapada en la naturaleza. Desconectarnos del mundo y conectarnos con lo más básico de la vida, como sugiere el gran filósofo y escritor Henry David Thoreau en su libro Walden. Y uno de mis lugares favoritos para ello es la región de Charlevoix, en la provincia de Quebec.

Ubicada en la ribera norte del San Lorenzo, esta zona es una de las más pintorescas y diversas de esta provincia canadiense. En temporada estival nos ofrece cultura, gastronomía y paraísos naturales con vistas espectaculares a lo largo de sus carreteras panorámicas que bordean el río. Ahí también podremos encontrar rinconcitos perfectos para recrear nuestro propio Walden y dedicarnos a “sustraer el jugo de la vida”.

« ¡Sencillez, sencillez, sencillez! Os digo que vuestros asuntos sean dos o tres y no cien mil; en lugar de un millón, contad media docena y llevad las cuentas con la uña del pulgar»*

Un pequeño chalet a la orilla del río es el escenario ideal para nuestros días de retiro en absoluta sencillez. Por las mañanas, antes de que salga el sol, nos alistaremos para salir a caminar al bosque en busca de setas. Volveremos a la hora del desayuno cargados de ellas y con el estómago listo después de la excursión y de nuestro trabajo de recolección. Tras los alimentos, un rato de descanso y luego un paseo a lo largo de la ribera. Antes de salir, prepararemos un refrigerio. Sin prisas ni urgencias, bordearemos el Saint-Laurent. No hay que olvidar los binoculares: si tenemos suerte, lograremos avistar algunas belugas. El almuerzo será anunciado por la locomotora del tren de Charlevoix que va de Beauport a La Malbaie. Comeremos nuestro lunch entre las rocas, acompañados de un libro, antes de emprender el regreso. Más tarde, habrá espacio para una salida en kayak que terminará a tiempo para preparar la cena. Las setas nos esperan. Vendrá la sobremesa y enseguida más caminata. Esta vez será hacia alguna de las playas donde llegaremos a presenciar la puesta de sol. Regresaremos a casa al anochecer para sentarnos bajo las estrellas hasta que la sirena de algún barco nos saque de nuestras ensoñaciones y nos recuerde que es momento de dormir. Dormiremos cansados, en paz, rodeados de silencio profundo. Nos sentiremos plenos.

« Conforme simplificáramos nuestra vida, las leyes del universo parecerían menos complejas y la soledad ya no sería soledad, ni pobreza la pobreza, ni debilidad la debilidad. Si habéis construido castillos en el aire, vuestra obra no tiene por qué perderse: están donde deben estar. Ahora hay que poner los cimientos debajo. »*


* fragmentos del libro Walden, de Henry David Thoreau.



———————————-

Texto y fotografías de Sandra Hernández, arquitecta y fotógrafa. Su pasión por el tema urbano y su acontecer cotidiano le ha llevado a explorar el mundo desde estas dos disciplinas cuya práctica está estrechamente ligada: una complementa a la otra.

Cuando no está de viaje trabajando en algún proyecto, divide su tiempo entre las ciudades de Quebec, Canadá y Querétaro, México.

www.vitaflumen.com

Instagram: @Vita_Flumen / Facebook: @VitaFlumen1

« Me fui a los bosques porque quería vivir a conciencia, quería vivir a fondo y extraer todo el meollo a la vida. Dejar de lado todo lo que no fuera vida para no descubrir, en el momento de la muerte, que no había vivido. » *

Me llegan imágenes de las primeras nevadas en Quebec y no puedo evitar recrear en mi mente lo que esto quiere decir. Desde hace un par de semanas la gente empezó a realizar la parafernalia propia de cada otoño: sacar del armario las sandalias, las faldas cortas, los shorts y los vestiditos ligeros, y reemplazarlos por botas con interior de lana de borrego, abrigos y ropa térmica. Los muebles de terraza volverán a su lugar en la bodega y las parrillas o barbecues serán limpiadas por última vez en el año para pasar los siguientes cinco o seis meses cubiertos por una funda que poco a poco quedará sepultada en la nieve. El verano ha terminado y el otoño pasa tan rápido que de un día a otro le decimos adiós así, con este ritual.

Y a propósito de ritos, para disfrutar y despedir los últimos días de sol y calor, no hay otro mejor que una escapada en la naturaleza. Desconectarnos del mundo y conectarnos con lo más básico de la vida, como sugiere el gran filósofo y escritor Henry David Thoreau en su libro Walden. Y uno de mis lugares favoritos para ello es la región de Charlevoix, en la provincia de Quebec.

Ubicada en la ribera norte del San Lorenzo, esta zona es una de las más pintorescas y diversas de esta provincia canadiense. En temporada estival nos ofrece cultura, gastronomía y paraísos naturales con vistas espectaculares a lo largo de sus carreteras panorámicas que bordean el río. Ahí también podremos encontrar rinconcitos perfectos para recrear nuestro propio Walden y dedicarnos a “sustraer el jugo de la vida”.

« ¡Sencillez, sencillez, sencillez! Os digo que vuestros asuntos sean dos o tres y no cien mil; en lugar de un millón, contad media docena y llevad las cuentas con la uña del pulgar»*

Un pequeño chalet a la orilla del río es el escenario ideal para nuestros días de retiro en absoluta sencillez. Por las mañanas, antes de que salga el sol, nos alistaremos para salir a caminar al bosque en busca de setas. Volveremos a la hora del desayuno cargados de ellas y con el estómago listo después de la excursión y de nuestro trabajo de recolección. Tras los alimentos, un rato de descanso y luego un paseo a lo largo de la ribera. Antes de salir, prepararemos un refrigerio. Sin prisas ni urgencias, bordearemos el Saint-Laurent. No hay que olvidar los binoculares: si tenemos suerte, lograremos avistar algunas belugas. El almuerzo será anunciado por la locomotora del tren de Charlevoix que va de Beauport a La Malbaie. Comeremos nuestro lunch entre las rocas, acompañados de un libro, antes de emprender el regreso. Más tarde, habrá espacio para una salida en kayak que terminará a tiempo para preparar la cena. Las setas nos esperan. Vendrá la sobremesa y enseguida más caminata. Esta vez será hacia alguna de las playas donde llegaremos a presenciar la puesta de sol. Regresaremos a casa al anochecer para sentarnos bajo las estrellas hasta que la sirena de algún barco nos saque de nuestras ensoñaciones y nos recuerde que es momento de dormir. Dormiremos cansados, en paz, rodeados de silencio profundo. Nos sentiremos plenos.

« Conforme simplificáramos nuestra vida, las leyes del universo parecerían menos complejas y la soledad ya no sería soledad, ni pobreza la pobreza, ni debilidad la debilidad. Si habéis construido castillos en el aire, vuestra obra no tiene por qué perderse: están donde deben estar. Ahora hay que poner los cimientos debajo. »*


* fragmentos del libro Walden, de Henry David Thoreau.



———————————-

Texto y fotografías de Sandra Hernández, arquitecta y fotógrafa. Su pasión por el tema urbano y su acontecer cotidiano le ha llevado a explorar el mundo desde estas dos disciplinas cuya práctica está estrechamente ligada: una complementa a la otra.

Cuando no está de viaje trabajando en algún proyecto, divide su tiempo entre las ciudades de Quebec, Canadá y Querétaro, México.

www.vitaflumen.com

Instagram: @Vita_Flumen / Facebook: @VitaFlumen1

Local

Discriminan a jóvenes por tener tatuajes

3 de cada 10 jóvenes queretanos tienen problemas para conseguir trabajo por su apariencia física

Local

Nava destina 800 mdp más a seguridad

Contemplan la construcción de un C4, dos subcomandancias, el doble de policías, más cámaras de videovigilancia y botones de asistencia

Local

Percepcion de inseuridad bajó 10 puntos en Querétaro

La encuesta que se aplicó en alrededor de 50 ciudades del país, el municipio de Querétaro avanzó cinco lugares

Local

Sólo obispo puede decir si se reunió con esposa de AMLO

Este tipo de acercamientos resultan positivos para el país, toda vez que se trata de sumar y dialogar pese a cualquier diferencia

Cultura

Alistan ciclo de cine sobre Luis Buñuel en Hércules

Con películas radicales que abordaron la lucha de clases y política sexual, Luis Buñuel se convirtió en uno de los personajes más influyentes en la historia del cine

Cultura

Museo El Cerrito está listo

El museo exhibirá piezas de asentamientos prehispánicos que han sido encontradas en este espacio

Policiaca

Fuereños los cinco hampones; son de Michoacán: fiscalía

En las próximas horas pedirán su vinculación a proceso penal

Local

Invitan a clínicas para dejar de fumar

Querétaro octavo lugar de prevalencia tabaquismo en población de 12 a 65 años de edad

Gossip

Kudai se renueva, pero sigue fiel a su esencia

Tras una década de ausencia, la banda chilena está de regreso con una propuesta musical madura y sin miedo a experimentar