/ sábado 5 de octubre de 2019

Vitaflumen: El Sitio de Port-Royal Des Champs

Ubicado en el valle de Chevreuse en Paría, se encuentra la otrora abadía cisterciense femenina fundada en 1204

Cuando el otoño llega y se instala con sus vientos fríos y cielos nublados y de repente nos regala un día de sol, hay que dejarlo todo a un lado y salir a disfrutar de una jornada al exterior. Eso me sucedió hace unos días donde, después de una semana de lluvia y vendavales, al fin amaneció despejado prometiendo, además, temperaturas arriba de los veinte grados.

Ante ese panorama no dudé en tomar mi bicicleta y salir a pasear desde temprano. Sabía perfectamente adónde dirigirme. En mi mochila empaqué mi inseparable cámara, alimentos para un picnic, mi libreta de notas y el libro en turno. Todavía estaba la temperatura fresca al partir pero a los pocos minutos de pedaleo empecé a sentir calor. Abandonaba la ciudad: de manera gradual el paisaje urbano desaparecía y cambiaba semáforos y paradas de autobús por campos de flores y árboles en tonos ocre.

Llegué al fin a las puertas de mi destino: el sitio de Port-Royal des Champs ubicado en el valle de Chevreuse. Aquí se encuentra la otrora abadía cisterciense femenina fundada en 1204, famosa por la comunidad religiosa jansenista que se estableció ahí en el siglo XV. Para el siglo XVI, este lugar entra en el dominio del abad de San Cyrano quien impulsa la iniciativa de alojar a una comunidad de hombres llamada Los Solitarios que se encerraban entre sus muros a consagrarse a los trabajos de erudición. En ese mismo periodo fueron creadas también las Petites Écoles o “pequeñas escuelas” que formaron bajo sus exigentes estándares a niños pequeños que más adelante se convirtieron en grandes personajes de su época (como Jean Racine, célebre dramaturgo e historiador del rey Luis XIV).

El sitio conserva también los graneros y jardines originales ubicados en la parte alta del terreno y desde donde se puede mirar la abadía, el molino y las ruinas de los oratorios y edificios monásticos que están más abajo, al final de la escalinata llamada “los cien escalones”. El sitio es tan vasto que los pocos visitantes que nos encontramos ahí logramos sentirnos en profundo y reconfortante sosiego.

Decido empezar por la parte alta y los jardines para después descender al área de la abadía. A lo lejos se ven los caminos que rodean a las construcciones que están en el valle de abajo y se oye el eco de la gente que pasa a pie o en bicicleta. Después recorro los cien peldaños de la escalinata y me encuentro en la entrada de la abadía. El edifico original ya no existe y en su lugar se encuentra uno que fue erigido en el siglo XIX. Me adentro en los senderos que circundan las ruinas de los cimientos de construcciones que ya no están y a lo lejos descubro una pequeña gradería en torno a una cruz. Me acerco y encuentro un letrero que indica que ese lugar se llama La Soledad y que era el único sitio donde se le permitía a las religiosas reunirse una hora al día para charlar. Así que ahí mismo, bajo la sombra de un árbol, me instalé con la mía, con mi propia soledad. Mejor compañía no pude haber encontrado.

Los invito a seguirme en las redes sociales: Instagram: @Vita_Flumen / Facebook: @VitaFlumen1 y, si tienen alguna pregunta, escríbanme a: contacto@vitaflumen.com

Cuando el otoño llega y se instala con sus vientos fríos y cielos nublados y de repente nos regala un día de sol, hay que dejarlo todo a un lado y salir a disfrutar de una jornada al exterior. Eso me sucedió hace unos días donde, después de una semana de lluvia y vendavales, al fin amaneció despejado prometiendo, además, temperaturas arriba de los veinte grados.

Ante ese panorama no dudé en tomar mi bicicleta y salir a pasear desde temprano. Sabía perfectamente adónde dirigirme. En mi mochila empaqué mi inseparable cámara, alimentos para un picnic, mi libreta de notas y el libro en turno. Todavía estaba la temperatura fresca al partir pero a los pocos minutos de pedaleo empecé a sentir calor. Abandonaba la ciudad: de manera gradual el paisaje urbano desaparecía y cambiaba semáforos y paradas de autobús por campos de flores y árboles en tonos ocre.

Llegué al fin a las puertas de mi destino: el sitio de Port-Royal des Champs ubicado en el valle de Chevreuse. Aquí se encuentra la otrora abadía cisterciense femenina fundada en 1204, famosa por la comunidad religiosa jansenista que se estableció ahí en el siglo XV. Para el siglo XVI, este lugar entra en el dominio del abad de San Cyrano quien impulsa la iniciativa de alojar a una comunidad de hombres llamada Los Solitarios que se encerraban entre sus muros a consagrarse a los trabajos de erudición. En ese mismo periodo fueron creadas también las Petites Écoles o “pequeñas escuelas” que formaron bajo sus exigentes estándares a niños pequeños que más adelante se convirtieron en grandes personajes de su época (como Jean Racine, célebre dramaturgo e historiador del rey Luis XIV).

El sitio conserva también los graneros y jardines originales ubicados en la parte alta del terreno y desde donde se puede mirar la abadía, el molino y las ruinas de los oratorios y edificios monásticos que están más abajo, al final de la escalinata llamada “los cien escalones”. El sitio es tan vasto que los pocos visitantes que nos encontramos ahí logramos sentirnos en profundo y reconfortante sosiego.

Decido empezar por la parte alta y los jardines para después descender al área de la abadía. A lo lejos se ven los caminos que rodean a las construcciones que están en el valle de abajo y se oye el eco de la gente que pasa a pie o en bicicleta. Después recorro los cien peldaños de la escalinata y me encuentro en la entrada de la abadía. El edifico original ya no existe y en su lugar se encuentra uno que fue erigido en el siglo XIX. Me adentro en los senderos que circundan las ruinas de los cimientos de construcciones que ya no están y a lo lejos descubro una pequeña gradería en torno a una cruz. Me acerco y encuentro un letrero que indica que ese lugar se llama La Soledad y que era el único sitio donde se le permitía a las religiosas reunirse una hora al día para charlar. Así que ahí mismo, bajo la sombra de un árbol, me instalé con la mía, con mi propia soledad. Mejor compañía no pude haber encontrado.

Los invito a seguirme en las redes sociales: Instagram: @Vita_Flumen / Facebook: @VitaFlumen1 y, si tienen alguna pregunta, escríbanme a: contacto@vitaflumen.com

Policiaca

Aparatosa volcadura en Libramiento Surponiente

El conductor de la camioneta circulaba a exceso de velocidad sobre el carril lateral y perdió el control de la unidad

Local

Alerta Sedea riesgos en producción animal

SEDEA trabaja para que la producción animal sea de manera sustentable

Local

Alimento animal  “da bienestar emocional”

Arremeten productores contra falsa información y mitos sobre la nutrición

Policiaca

Autoridades atienden agresión en el interior de una secundaría

Padres de familia y alumnos refirieron que una alumna, presuntamente habría tocado a otra compañera a la fuerza

Salud

Los hongkoneses se fabrican sus propias mascarillas

Debido a la escasez de mascarillas a causa del brote del nuevo coronavirus, los hongkoneses empezaron a fabricarlas ellos mismos

Mundo

Viejos autobuses se convierten en baños en la India

Muchas mujeres en India, se enfrenta diariamente a la dificultad de encontrar un baño público cómodo y seguro, un servicio precario y escaso

Moda

Armani en Milán defiende una moda sin tendencias

"¡Las tendencias de la moda no existen! ¡Y no tienen que existir!", sostiene a los 85 años el maestro de moda italiano Giorgio Armani, al presentar su colección otoño-invierno 2020

Mundo

Cinco mujeres desaparecen cada día en Perú

Cinco mujeres desaparecen cada día en Perú, según cifras oficiales, pero las autoridades no destinan muchas energías a esclarecer estos casos

Ecología

Tesla divide a ecologistas en Alemania con fábrica de coches eléctricos

Tesla reanudó la tala de un bosque cercano a Berlín para construir su planta europea de coches eléctricos, cuya existencia divide al movimiento ecologista en Alemania