/ sábado 6 de abril de 2019

Vitaflumen: Plaza de Armas

Ese instante de la jornada donde la luz pinta muros y callejones de tonos cálidos y que dura casi lo que un suspiro

A las cinco treinta de la mañana llega Miguel a la Plaza de Armas con su carrito de tamales. Se instala en la esquina de la Casa de la Corregidora, prende un cigarro y espera. Sabe que en unos cuantos minutos aparecerán los primeros clientes y, junto con ellos, el alba.

En esos momentos yo soy su única compañía. Desde hace unos días sigo ese ritual: llego a la misma hora a instalarme con mi cámara y trípode a esperar la codiciada hora dorada: ese instante de la jornada donde la luz pinta muros y callejones de tonos cálidos y que dura casi lo que un suspiro. El vapor de los tamales me alcanza y su aroma estimula mis papilas gustativas. Pienso en uno dulce y en uno oaxaqueño, con mole negro, pero no hay tiempo: ahí viene la luz.

Los transeúntes comienzan a desfilar. Trabajadores de limpia y jardineros se apropian de la plaza de una esquina a otra. Se saludan, hacen bromas. Ciclistas, colegiales y burócratas aparecen también. Yo disparo, tomo mi equipo y me muevo de aquí para allá. El reloj apremia, la luz dorada se extingue. Mientras tanto, escucho cómo se rompe el silencio. Tacones que golpean el piso a pasos apresurados, risas de niños, alguien que habla por teléfono, la circulación de autos in crescendo.

Aparto la mirada del visor de la cámara para barrer la zona y buscar otro ángulo. El carrito de Miguel, antes solitario, ahora se encuentra rodeado de gente que sostiene vasos humeantes de atole y bolsas de plástico que dejan ver los envoltorios de hoja de maíz entre el vapor condensado. Noto que en cuestión de minutos las calles se han llenado de autos, y la plaza, de gente. Esta ciudad ha despertado.

El Marqués de la Villa del Villar del Águila mira todo esto atento, orgulloso, desde lo alto. Los faroles han apagados sus luces y los restaurantes que circundan la explanada han extendido sus mesas que lucen listas para recibir a sus comensales. En los pórticos, el agua con la que han limpiado hace unos minutos aun no seca, la cantera brilla. Me detengo ante esos reflejos e intento hacer algunas tomas con gente, sin gente.

Un letrero explica la historia de la Casa de Ecala, construida en el siglo XVI, y en ese momento me doy cuenta de por qué me gusta tanto esta plaza: porque encierra historia y vida, pasado y presente. Entonces me viene a la mente esta frase de Octavio Paz que tanto me gusta:

“La arquitectura es el testigo insobornable de la historia, por que no se puede hablar de un gran edificio sin reconocer en él el testigo de una época, su cultura, su sociedad, sus intenciones.”

Ahora la luz del sol es intensa. Recojo el trípode, apago la cámara: llegó la hora de partir. Miguel y su carrito también se han ido. Quizá nos topemos de nuevo mañana y compartamos otra vez por unos minutos el sosiego que anuncia el amanecer, el inicio de una jornada más.


———————————-


Texto y fotografías de Sandra Hernández, arquitecta y fotógrafa. Su pasión por el tema urbano y su acontecer cotidiano le ha llevado a explorar el mundo desde estas dos disciplinas cuya práctica está estrechamente ligada: una complementa a la otra.

Cuando no está de viaje trabajando en algún proyecto, divide su tiempo entre las ciudades de Quebec, Canadá y Querétaro, México.

www.vitaflumen.com

Instagram: @Vita_Flumen / Facebook: @VitaFlumen1

A las cinco treinta de la mañana llega Miguel a la Plaza de Armas con su carrito de tamales. Se instala en la esquina de la Casa de la Corregidora, prende un cigarro y espera. Sabe que en unos cuantos minutos aparecerán los primeros clientes y, junto con ellos, el alba.

En esos momentos yo soy su única compañía. Desde hace unos días sigo ese ritual: llego a la misma hora a instalarme con mi cámara y trípode a esperar la codiciada hora dorada: ese instante de la jornada donde la luz pinta muros y callejones de tonos cálidos y que dura casi lo que un suspiro. El vapor de los tamales me alcanza y su aroma estimula mis papilas gustativas. Pienso en uno dulce y en uno oaxaqueño, con mole negro, pero no hay tiempo: ahí viene la luz.

Los transeúntes comienzan a desfilar. Trabajadores de limpia y jardineros se apropian de la plaza de una esquina a otra. Se saludan, hacen bromas. Ciclistas, colegiales y burócratas aparecen también. Yo disparo, tomo mi equipo y me muevo de aquí para allá. El reloj apremia, la luz dorada se extingue. Mientras tanto, escucho cómo se rompe el silencio. Tacones que golpean el piso a pasos apresurados, risas de niños, alguien que habla por teléfono, la circulación de autos in crescendo.

Aparto la mirada del visor de la cámara para barrer la zona y buscar otro ángulo. El carrito de Miguel, antes solitario, ahora se encuentra rodeado de gente que sostiene vasos humeantes de atole y bolsas de plástico que dejan ver los envoltorios de hoja de maíz entre el vapor condensado. Noto que en cuestión de minutos las calles se han llenado de autos, y la plaza, de gente. Esta ciudad ha despertado.

El Marqués de la Villa del Villar del Águila mira todo esto atento, orgulloso, desde lo alto. Los faroles han apagados sus luces y los restaurantes que circundan la explanada han extendido sus mesas que lucen listas para recibir a sus comensales. En los pórticos, el agua con la que han limpiado hace unos minutos aun no seca, la cantera brilla. Me detengo ante esos reflejos e intento hacer algunas tomas con gente, sin gente.

Un letrero explica la historia de la Casa de Ecala, construida en el siglo XVI, y en ese momento me doy cuenta de por qué me gusta tanto esta plaza: porque encierra historia y vida, pasado y presente. Entonces me viene a la mente esta frase de Octavio Paz que tanto me gusta:

“La arquitectura es el testigo insobornable de la historia, por que no se puede hablar de un gran edificio sin reconocer en él el testigo de una época, su cultura, su sociedad, sus intenciones.”

Ahora la luz del sol es intensa. Recojo el trípode, apago la cámara: llegó la hora de partir. Miguel y su carrito también se han ido. Quizá nos topemos de nuevo mañana y compartamos otra vez por unos minutos el sosiego que anuncia el amanecer, el inicio de una jornada más.


———————————-


Texto y fotografías de Sandra Hernández, arquitecta y fotógrafa. Su pasión por el tema urbano y su acontecer cotidiano le ha llevado a explorar el mundo desde estas dos disciplinas cuya práctica está estrechamente ligada: una complementa a la otra.

Cuando no está de viaje trabajando en algún proyecto, divide su tiempo entre las ciudades de Quebec, Canadá y Querétaro, México.

www.vitaflumen.com

Instagram: @Vita_Flumen / Facebook: @VitaFlumen1

Local

Dona la capital cancha a la UAQ

Miguel Parrodí entregó obra para la universidad, en coordinación con el Gobierno estatal

Local

Descartan alza a QroBús, por ahora

De acuerdo a Alejandro López buscan apoyar la reactivación económica

Local

Prevén derrama de 560 mdp en capital

Se espera en la capital, una ocupación hotelera del 45% y una derrama económica de 560 millones de peso para la próxima temporada vacacional

Local

Aprueban paridad de género a funcionarios públicos

Esta ley entraría en vigor, tras publicarse en el periódico oficial La Sombra de Arteaga

Local

Egresa primera generación de Ingeniería Agroindustrial campus Concá

La rectora Teresa García Gasta reconoció su esfuerzo, dijo que serán la carta de presentación para demostrar que los egresados de la UAQ tienen la capacidad de transformar realidades

Local

Externan indignación en el país tras muerte de Athos y Tango

Tras viralizarse la muerte de los perros rescatistas miles de ciudadanos en Querétaro y en otras partes del país exigen justicia para los canes

Policiaca

Conductor se durmió y salió de camino

Se incrustó en la barra de contención al circular sobre el libramiento norponiente en la Delegación Santa Rosa Jáuregui al norte de la capital

Policiaca

Siete muertos deja choque en límites con Guanajuato

De acuerdo con información de testigos los ocho tripulantes de la camioneta viajaban en estado de ebriedad y circulaban con dirección hacia la autopista 57

Local

Revocación de mandato no aplicaría para Kuri

La Constitución Federal contempla la revocación de mandato una sola ocasión y después de los primeros tres años de gobierno