/ sábado 28 de septiembre de 2019

Vitaflumen: Serpiente Subterránea

Se ha escrito tanto (y se escribirá) acerca de este monstruo quasi mitológico que recorre lleno de gente el subsuelo de este otro monstruo urbano —el Defe

“Como todos los metros del mundo, lombriz de tierra parece; serpiente subterránea, topo que horada el vientre del infierno, gusano, sierpe, reptil; tenía en el intestino de la ciudad enferma de congestión; sonda, taladro, trépanoqué se yo; caben todos los símiles, y a fuerza de metáforas es posible trazar a mano suelta esa línea ondulante, estirada y si fin, como imagen de bala o de un torpedo que ruge y ronca y rueda por debajo del suelo que pisamos a diario.” *


Gusano Azteca llamó Vicente Leñero al metro de la Ciudad de México. Se ha escrito tanto (y se escribirá) acerca de este monstruo quasi mitológico que recorre lleno de gente el subsuelo de este otro monstruo urbano —el Defe—, que ahora que cumple sus cincuenta añotes sumo mis letras a la lista a manera de celebración.

En diferentes momentos de mi vida esta serpiente subterránea ha despertado mi asombro. De niña, una cierta fascinación alimentaba mis fantasías e imaginaba historias donde quedaba atrapada por algún apagón y heroicamente lograba salir, o conducía una de las líneas dominando sus sistemas sofisticados, o mi favorita: convertía los vagones en una casa móvil: proyectaba dónde estaría la cama o la cocina y visualizaba mis ires y venires por la ciudad.

De universitaria mi interés fue sobre todo académico. La historia de este medio de transporte y su impacto en las ciudades despertó mi curiosidad y fue ahí donde mis fantasías de niña mutaron por los sueños de viajar y conocer los diferentes metros del mundo (curiosidad que sigue vigente: no pierdo la oportunidad de visitar las líneas de metro de las ciudades donde voy).

Poco tiempo después surgió mi interés por documentar a través de la fotografía la vida en estas arterias metropolitanas. Y su encanto, para mí, radica en esa sensación de vidas paralelas que suceden en las mismas coordenadas X y Y, pero en distintas coordenadas Z. Enterrado en el metro, alguien llega de prisa al andén para descubrir que acaba de perder ese viaje; arriba, en la calle, un estudiante corre para cruzar la avenida y ganarle al semáforo, y así una cadena de sucesos.

Estaciones, pasadizos, andenes, vagones: todos ellos están llenos de historias crudas, inverosímiles, o incluso absurdas. Historias únicas gracias a sus protagonistas que conforman un abanico de gente tan diversa que a veces encontramos familiar y a veces nos parece de otro planeta. Y ahí estoy yo, jugando mi papel dentro de esa tribu mientras intento cazar el “instante decisivo” con algunos trucos y malabares.

Feliz cumpleaños, querido metro CDMX. Que tus arterias sean por muchos años más ese gran escenario para nuestra humanidad, y cúmulo de inspiración y asombro para todos los que bajamos por ahí.

Los invito a seguirme en las redes sociales: Instagram: @Vita_Flumen / Facebook: @VitaFlumen1 y, si tienen alguna pregunta, escríbanme a: contacto@vitaflumen.com


*Extracto del texto Gusano Azteca de Vicente Leñero publicado en El País Semanal (17 de diciembre de 1995)

“Como todos los metros del mundo, lombriz de tierra parece; serpiente subterránea, topo que horada el vientre del infierno, gusano, sierpe, reptil; tenía en el intestino de la ciudad enferma de congestión; sonda, taladro, trépanoqué se yo; caben todos los símiles, y a fuerza de metáforas es posible trazar a mano suelta esa línea ondulante, estirada y si fin, como imagen de bala o de un torpedo que ruge y ronca y rueda por debajo del suelo que pisamos a diario.” *


Gusano Azteca llamó Vicente Leñero al metro de la Ciudad de México. Se ha escrito tanto (y se escribirá) acerca de este monstruo quasi mitológico que recorre lleno de gente el subsuelo de este otro monstruo urbano —el Defe—, que ahora que cumple sus cincuenta añotes sumo mis letras a la lista a manera de celebración.

En diferentes momentos de mi vida esta serpiente subterránea ha despertado mi asombro. De niña, una cierta fascinación alimentaba mis fantasías e imaginaba historias donde quedaba atrapada por algún apagón y heroicamente lograba salir, o conducía una de las líneas dominando sus sistemas sofisticados, o mi favorita: convertía los vagones en una casa móvil: proyectaba dónde estaría la cama o la cocina y visualizaba mis ires y venires por la ciudad.

De universitaria mi interés fue sobre todo académico. La historia de este medio de transporte y su impacto en las ciudades despertó mi curiosidad y fue ahí donde mis fantasías de niña mutaron por los sueños de viajar y conocer los diferentes metros del mundo (curiosidad que sigue vigente: no pierdo la oportunidad de visitar las líneas de metro de las ciudades donde voy).

Poco tiempo después surgió mi interés por documentar a través de la fotografía la vida en estas arterias metropolitanas. Y su encanto, para mí, radica en esa sensación de vidas paralelas que suceden en las mismas coordenadas X y Y, pero en distintas coordenadas Z. Enterrado en el metro, alguien llega de prisa al andén para descubrir que acaba de perder ese viaje; arriba, en la calle, un estudiante corre para cruzar la avenida y ganarle al semáforo, y así una cadena de sucesos.

Estaciones, pasadizos, andenes, vagones: todos ellos están llenos de historias crudas, inverosímiles, o incluso absurdas. Historias únicas gracias a sus protagonistas que conforman un abanico de gente tan diversa que a veces encontramos familiar y a veces nos parece de otro planeta. Y ahí estoy yo, jugando mi papel dentro de esa tribu mientras intento cazar el “instante decisivo” con algunos trucos y malabares.

Feliz cumpleaños, querido metro CDMX. Que tus arterias sean por muchos años más ese gran escenario para nuestra humanidad, y cúmulo de inspiración y asombro para todos los que bajamos por ahí.

Los invito a seguirme en las redes sociales: Instagram: @Vita_Flumen / Facebook: @VitaFlumen1 y, si tienen alguna pregunta, escríbanme a: contacto@vitaflumen.com


*Extracto del texto Gusano Azteca de Vicente Leñero publicado en El País Semanal (17 de diciembre de 1995)

Local

Van 359 infectados en el sector salud

La Secretaría de Salud tiene el registro de 359 trabajadores del sector salud del estado que han dado positivo a Covid-19

Local

Nuevo Hospital General, casi listo

Representa una inversión de más de mil mdp entre los gobiernos estatal y federal

Local

Regresarán dinero a las arcas municipales

Monto resarcido será entregado a la capitaL pero aún no se sabe en qué será usado, declara Apolinar Casillas, secretario de Gobierno

Cultura

Aprende a hacer reír con los Banyasos

La compañía presentará un divertido tutorial acerca del humor que consistirá en tres capítulos en los que se mostrará el a, b y c del clown

Círculos

Feliz cumpleaños de Lía

Con un festejo único, la tierna cumpleañera disfrutó su día al máximo y partió su pastel mientras le entonaron las tradicionales mañanitas

Deportes

Invitan a seguir rutinas de ejercicios

Las rutinas de ejercicio que han subido a redes sociales las autoridades del municipio de Corregidora, han tenido buena respuesta y esperan que esta se incremente durante lo que falta de la cuarentena

Local

Gradual regreso de automotrices y aeronáuticas

Parques industriales retomaron el trabajo bajo medidas de extrema seguridad sanitaria

Local

Van 359 infectados en el sector salud

La Secretaría de Salud tiene el registro de 359 trabajadores del sector salud del estado que han dado positivo a Covid-19

Local

Regresarán dinero a las arcas municipales

Monto resarcido será entregado a la capitaL pero aún no se sabe en qué será usado, declara Apolinar Casillas, secretario de Gobierno