/ jueves 5 de marzo de 2020

Vitaflumen|El observatorio de Jaipur

El marajá, por su parte, era un aficionado a la astronomía y gran amante de la arquitectura

«De Jai Singh se presume que hizo construir los observatorios con el elegante desencanto de una decadencia que nada podía esperar ya de las conquistas militares, ni siquiera tal vez de los serrallos donde sus mayores habían preferido un cielo de estrellas tibias en un tiempo de aromas y de músicas; serrallo del alto aire, un espacio inconquistable tendía el deseo del sultán en el límite de las rampas de mármol; sus noches de pavorreales blancos y de lejanas llamaradas en las aldeas, su mirada y sus máquinas organizando el frío caos violeta y verde y tigre: medir, computar, entender, ser parte, entrar, morir menos pobre, oponerse pecho a pecho a esa incomprensibilidad tachonada, arrancarle un jirón de clave, hundirle en el peor de los casos la flecha de la hipótesis, la anticipación del eclipse, reunir en un puño mental las riendas de esa multitud de caballos centelleantes y hostiles.»[1]

El párrafo anterior es un fragmento del libro Prosa del Observatorio, de Julio Cortázar. Este libro, quizás uno de los menos conocidos del escritor argentino (y también una rareza, ya que incluye fotografías de su autoría), salió a la luz en 1972 después de un viaje por la India donde descubrió los observatorios astronómicos construidos por el marajá Sawai Jai Singh II a inicios del siglo XVIII.

El marajá, por su parte, era un aficionado a la astronomía y gran amante de la arquitectura. Estos dos afectos lo llevaron a concebir los centros astronómicos, también llamados Jantar Mantar (del sánscrito, significa “instrumentos para calcular”), de Delhi, Varanasi, Ujjain y Jaipur, siendo este último el más extenso y espectacular de los cuatro.

El Jantar Mantar de Jaipur, ciudad fundada por el mismo Jai Singh en 1727, fue declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en el año 2010. Este observatorio, considerado uno de los más innovadores de su tiempo por su arquitectura y aportación técnica, es en realidad un complejo conformado por unos veinte instrumentos de medición astronómica, o gnomones, realizados de manera magistral en mampostería y hierro. Entre ellos, el más famoso es el Samrat Yantra, un reloj de sol que apunta al polo norte y que presume de ser el más grande del mundo con veintisiete metros de altura.

El manejo de formas, escala y proporción en el diseño de los gnomones, así como los colores y materiales utilizados me hicieron pensar en en el gran arquitecto mexicano Luis Barragán y preguntarme si hay alguna conexión entre ellos o si se trata de una mera coincidencia. Lo cierto es que al llegar al lugar lo primero que impresiona es esa arquitectura que reinterpreta la aparente rigidez de la ciencia a través de líneas curvas y sensuales, pasajes escalonados que engranan patios, y vanos que son ventanas al cielo de Jaipur.

«Jai Singh quiere ser eso que pregunta, Jai Singh sabe que la sed que se sacia con el agua volverá a atormentarlo, Jai Singh sabe que solamente siendo el agua dejará de tener sed.»[2]

Pero para hablar de este lugar, nadie mejor que Cortázar.

Los invito a seguirme en las redes sociales: Instagram: @Vita_Flumen / Facebook: @VitaFlumen1 y, si tienen alguna pregunta, escríbanme a: hola@vitaflumen.com


[1] Cortázar, Julio. Prosa del Observatorio. 1972. Barcelona. Ed. Lumen.

[2] Ibíd.

«De Jai Singh se presume que hizo construir los observatorios con el elegante desencanto de una decadencia que nada podía esperar ya de las conquistas militares, ni siquiera tal vez de los serrallos donde sus mayores habían preferido un cielo de estrellas tibias en un tiempo de aromas y de músicas; serrallo del alto aire, un espacio inconquistable tendía el deseo del sultán en el límite de las rampas de mármol; sus noches de pavorreales blancos y de lejanas llamaradas en las aldeas, su mirada y sus máquinas organizando el frío caos violeta y verde y tigre: medir, computar, entender, ser parte, entrar, morir menos pobre, oponerse pecho a pecho a esa incomprensibilidad tachonada, arrancarle un jirón de clave, hundirle en el peor de los casos la flecha de la hipótesis, la anticipación del eclipse, reunir en un puño mental las riendas de esa multitud de caballos centelleantes y hostiles.»[1]

El párrafo anterior es un fragmento del libro Prosa del Observatorio, de Julio Cortázar. Este libro, quizás uno de los menos conocidos del escritor argentino (y también una rareza, ya que incluye fotografías de su autoría), salió a la luz en 1972 después de un viaje por la India donde descubrió los observatorios astronómicos construidos por el marajá Sawai Jai Singh II a inicios del siglo XVIII.

El marajá, por su parte, era un aficionado a la astronomía y gran amante de la arquitectura. Estos dos afectos lo llevaron a concebir los centros astronómicos, también llamados Jantar Mantar (del sánscrito, significa “instrumentos para calcular”), de Delhi, Varanasi, Ujjain y Jaipur, siendo este último el más extenso y espectacular de los cuatro.

El Jantar Mantar de Jaipur, ciudad fundada por el mismo Jai Singh en 1727, fue declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en el año 2010. Este observatorio, considerado uno de los más innovadores de su tiempo por su arquitectura y aportación técnica, es en realidad un complejo conformado por unos veinte instrumentos de medición astronómica, o gnomones, realizados de manera magistral en mampostería y hierro. Entre ellos, el más famoso es el Samrat Yantra, un reloj de sol que apunta al polo norte y que presume de ser el más grande del mundo con veintisiete metros de altura.

El manejo de formas, escala y proporción en el diseño de los gnomones, así como los colores y materiales utilizados me hicieron pensar en en el gran arquitecto mexicano Luis Barragán y preguntarme si hay alguna conexión entre ellos o si se trata de una mera coincidencia. Lo cierto es que al llegar al lugar lo primero que impresiona es esa arquitectura que reinterpreta la aparente rigidez de la ciencia a través de líneas curvas y sensuales, pasajes escalonados que engranan patios, y vanos que son ventanas al cielo de Jaipur.

«Jai Singh quiere ser eso que pregunta, Jai Singh sabe que la sed que se sacia con el agua volverá a atormentarlo, Jai Singh sabe que solamente siendo el agua dejará de tener sed.»[2]

Pero para hablar de este lugar, nadie mejor que Cortázar.

Los invito a seguirme en las redes sociales: Instagram: @Vita_Flumen / Facebook: @VitaFlumen1 y, si tienen alguna pregunta, escríbanme a: hola@vitaflumen.com


[1] Cortázar, Julio. Prosa del Observatorio. 1972. Barcelona. Ed. Lumen.

[2] Ibíd.

Local

Dona la capital cancha a la UAQ

Miguel Parrodí entregó obra para la universidad, en coordinación con el Gobierno estatal

Local

Descartan alza a QroBús, por ahora

De acuerdo a Alejandro López buscan apoyar la reactivación económica

Local

Prevén derrama de 560 mdp en capital

Se espera en la capital, una ocupación hotelera del 45% y una derrama económica de 560 millones de peso para la próxima temporada vacacional

Deportes

Pilotos queretanos llegan motivados

Rejón y Muñoz quieren sacar un resultado positivo en casa

Local

Aprueban paridad de género a funcionarios públicos

Esta ley entraría en vigor, tras publicarse en el periódico oficial La Sombra de Arteaga

Local

Egresa primera generación de Ingeniería Agroindustrial campus Concá

La rectora Teresa García Gasta reconoció su esfuerzo, dijo que serán la carta de presentación para demostrar que los egresados de la UAQ tienen la capacidad de transformar realidades

Local

Externan indignación en el país tras muerte de Athos y Tango

Tras viralizarse la muerte de los perros rescatistas miles de ciudadanos en Querétaro y en otras partes del país exigen justicia para los canes

Policiaca

Conductor se durmió y salió de camino

Se incrustó en la barra de contención al circular sobre el libramiento norponiente en la Delegación Santa Rosa Jáuregui al norte de la capital

Policiaca

Siete muertos deja choque en límites con Guanajuato

De acuerdo con información de testigos los ocho tripulantes de la camioneta viajaban en estado de ebriedad y circulaban con dirección hacia la autopista 57