imagotipo

A un año del Brexit

  • Rodrigo Chávez Fierro

@chavezfierro

El pasado 23 de junio se cumplió el primer aniversario desde que los británicos decidieran a través de un proceso innecesario y ampliamente criticado abandonar la Unión Europea. Hoy la incertidumbre recorre las calles de Londres mientras que en los 27 países restantes de la organización la opinión favorable hacia la integración es mayor que hace un año.

Al día siguiente que se conocieran los resultados el peso mexicano fue golpeado con fuerza. No solo la decisión de los norteamericanos de llevar a la Casa Blanca a Donald Trump, sino una caída en los precios del petróleo, la normalización de la política monetaria de la Reserva Federal y Brexit restaron fuerza a la moneda nacional.

El peso terminó la semana pasada en niveles de 17.99 unidades por cada dólar. Mientras que tras el referéndum británico, el peso alcanzó los 19.19 unidades; es decir se fortalecido en un 6.25%. De acuerdo con Bloomberg, nuestra moneda ocupa el octavo lugar entre las de mejor desempeño en la era post Brexit.

En las bolsas europeas, golpeadas con severidad tras el proceso, el Brexit ya queda más como un recuerdo tras la remontada que han tenido en este año. La sorpresa de la decisión de los británicos hizo en su momento que el Ibex español perdiera un -12.35% en una sola sesión, siendo el peor comportamiento de su historia. En ese “viernes negro” el índice español cayó hasta los 7,787 puntos. Luego de 12 meses, el Ibex alcanza las 10,600 unidades. El índice Dax alemán perdió aquel día un -6.8%. El Eurostoxx lo hizo en un -8.5%.

No solo el impacto del Brexit se ha superado, también los diferentes riesgos políticos que se han sucedido en Europa tras el referéndum británico, como la falta de gobierno en España, la posibilidad de un Nexit en los Países Bajos y el peor de los escenarios del Frexit con una victoria de Marine Le Pen en Francia.

Compañías como el banco Santander se han revalorizado más de un 70% tras el impacto del Brexit; incluso todo el sector bancario español ha tenido una subida del 100% los últimos doce meses.

A contra sentido, la libra esterlina sigue sufriendo por la decisión de los británicos. El 24 de junio del 2016 la moneda británica cayó un 10% frente al dólar y el euro para registrar sus niveles mínimos en treinta años. Las posibilidades entre un “Brexit duro” o un “Brexit blando” siguen generando volatilidad en la libra, aunque con previsiones a mediano plano de una mayor depreciación.

Pero la caída de la libra ha sido benéfica para la bolsa londinense. El FTSE 100 solo cayó un -3% al día siguiente del Brexit y acumula una ganancia en el periodo del 20%. La baja en las cotizaciones de la libra aumenta la competitividad de las empresas exportadoras británicas. Pero es necesario esperar a ver cuáles serán los impactos reales del Brexit en la economía inglesa.

Del otro lado del Atlántico, los principales indicadores bursátiles también han logrado sobreponerse a la incertidumbre provocada por referéndum británico. Tanto el Dow Jones, el Nasdaq y el S&P 500 han marcado máximos históricos en diversas ocasiones en lo que va del año. La propia Bolsa Mexicana de Valores lo ha hecho en nueve ocasiones.

Sin embargo todavía no sabemos cómo acabará el divorcio del Reino con la Unión. Pero lo cierto es que el Brexit ha servido para impulsar los cambios que requiere la Unión Europea. A pesar que el referéndum y la elección de Donald Trump no han sido lo dramáticas que se esperaban ni tenido la intensidad que se imaginaba; estas situaciones deberán ayudar a reforzar los valores comunitarios y la integración en el mundo.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)