imagotipo

Agricultura para la conservación, uso eficiente de suelo y agua

  • Heidy Wagner Laclette

La agricultura de conservación es un sistema de prácticas agrarias basadas en la menor alteración posible del suelo y en el mantenimiento de una cobertura de restos vegetales. Comprende una serie de técnicas que tienen como objetivo fundamental mejorar y hacer un uso más eficiente de los recursos naturales mediante un manejo integrado del suelo, agua, agentes biológicos e insumos externos.

La agricultura de conservación mejora la eficacia y la productividad, aumenta la infiltración de agua en los suelos, reduce la evaporación y la erosión, también aumenta el contenido de materia orgánica del suelo. Los efectos de la agricultura de conservación en cuanto al agua son: relleno del acuífero y mejor calidad del vital líquido.

Estamos hablando de un sistema de producción agrícola sostenible, que comprende un conjunto de prácticas agronómicas adaptadas a las exigencias del cultivo y a las condiciones locales de cada región, cuyas técnicas de cultivo y de manejo de suelo lo protegen de la erosión y degradación, mejoran su calidad y biodiversidad, contribuyen a la preservación de los recursos naturales, agua y aire, sin menoscabo de los niveles de producción de las explotaciones.

Las rotaciones de cultivo en sistemas conservacionistas son muy importantes en una agricultura próspera puesto que solucionan graves problemas de malas hierbas, plagas y enfermedades, y cubren los riesgos agroclimatológicos producidos en el monocultivo.

Sin embargo, de acuerdo con los expertos, las rotaciones de cultivos se han reducido notablemente en los últimos años a pesar de los beneficios de las mismas tales como el mantenimiento y la mejora de la fertilidad de los suelos, el control de malas hierbas y la reducción de enfermedades, la disminución de la erosión y de los efectos alelopáticos y fitotóxicos y el incremento de los beneficios netos, esto debido principalmente a la planificación previa requerida, a las dificultades de manejo y al aumento en definitiva de la complejidad de las explotaciones.

En Querétaro como en otros estados del país, sobre todo aquellos localizados en el centro de la república, los pequeños productores continúan aplicando sistemas agrícolas basados en cultivos anuales manejados convencionalmente, es decir, con quema o incorporación de rastrojo, y la utilización de arados de reja o vertedera combinados con labranzas secundarias, práctica que expone el suelo a la lluvia y la escorrentía, llevando en última instancia a la erosión. Este riesgo es alto no sólo en los cultivos tradicionales como pudiera ser el maíz, frijol, cebada o sorgo, sino también en los de riego que se han expandido a zonas con pendiente gracias al desarrollo de los sistemas de aspersión y goteo.

Dado que la agricultura de conservación implica la ausencia o reducción de labranzas, la permanencia de rastrojos sobre el suelo y la rotación de cultivos, su implementación es comúnmente vista como una forma de reducir al mínimo los riesgos de erosión del suelo en la producción de alimentos y fibras. Además, esta práctica puede responder al desafío permanente de aumentar la eficiencia en el uso de insumos y, al mismo tiempo, ofrecer externalidades positivas, también llamadas servicios ecosistémicos, como el secuestro de carbono y mejora del paisaje.

La  producción de sorgo, maíz y soya bajo el esquema de agricultura de conservación, se realiza utilizando sembradoras de labranza cero o reducida; en los primeros años se utiliza multiarado, después cero labranza, dejando de ser posible el 100 por ciento de los residuos de los cultivos, así como tránsito dirigido de los tractores y cosechadoras para disminuir el área compactada. Control de maleza con herbicidas, uso de biofertilizantes y manejo integrado de plagas.

En síntesis, la agricultura de conservación es una alternativa que tienen los productores para mejorar la productividad y rentabilidad de cultivos de manera sostenible, conservando los recursos suelo y agua.

*Agradezco de antemano sus comentarios y sugerencias sobre temas agropecuarios y ambientales en el correo electrónico heidydiario@yahoo.com.mx en Facebook Heidy Wagner Laclette, en Twitter @heidyDiario