imagotipo

Animales detectores de desastres naturales

  • Heidy Wagner Laclette

Cuando golpea un terremoto, diferentes vibraciones viajan a través del suelo a distintas velocidades. Las primarias viajan el doble de rápido que las secundarias, que provocan la mayoría de los temblores reales. Estas primarias generalmente son sutiles para ser sentidas por los humanos, aunque los sismógrafos las detecten, sin embargo algunos animales son capaces de detectarlas.

Distintas especies de aves, murciélagos, gatos, perros, sapos, serpientes, vacas además de insectos como las abejas, son capaces de detectar desastres naturales en muchas ocasiones hasta seis días antes de que ocurran.

Historias de serpientes dejando sus nidos, perros ladrando excesivamente, pájaros que vuelan siguiendo patrones inusuales,  sapos abandonando sus estanques, caballos corriendo despavoridos, gatos resguardándose al aire libre, vacas lecheras que disminuyen su producción y abejas huyendo de sus colmenares, han sido estudiadas por científicos quienes afirman que la sensibilidad característica en el reino animal les permite a estas y otras especies, saber anticipadamente cuando se presentará una tormenta, terremoto o tsunami  y por consecuencia, ponerse a salvo.

A lo largo de la historia se han reportado muchos casos de comportamiento animal extraño antes de un terremoto. El primero es de 373 d. C., en el cual el escritor romano Aelianus describe la huida de ratas y ratones de la ciudad antes del temblor “Después de que esas criaturas se fueran, un terremoto se produjo durante la noche. La ciudad cedió, una inmensa ola arrasó todo y Helike desapareció”.

Otro caso famoso sucedió en China en Febrero de 1975, en el cual  agentes de seguridad de la ciudad de Haicheng comprobaron que varias serpientes que deberían estar hibernando en sus nidos salieron de su letargo y huyeron. Movidos principalmente por la superstición, decidieron evacuar la ciudad un día antes del terremoto de 7.3 en la escala Richter, salvando cientos de vidas.

En los zoológicos también existen reportes de cuidadores que percibieron comportamientos extraños antes de un temblor. Minutos antes del terremoto de Washington de 5.8 grados que ocurrió en Agosto de 2010, muchos de los animales empezaron a mostrarse estresados, a gritar y a ponerse en zonas cubiertas.

**Sígueme en redes sociales

(F) Heidy Wagner Laclette

(T) @heidyDiario