imagotipo

Aquí Querétaro

  • Manuel Naredo

Muchas veces nos dejamos llevar por la publicidad y por lo aparentemente interesante, y dejamos tristemente de lado aquello que contiene una importancia verdadera. Hacemos largas colas para disfrutar de algo que pareciera importante y pasamos de largo ante lo que realmente lo es.

Pienso en ello cuando descubro la interesante oferta de exposiciones que hoy tiene Querétaro, mismas que no cuentan con una gran expectación popular, aunque deberían tenerla. Aquí el relato de estas opciones, pocas veces vistas a un mismo tiempo en una ciudad como la nuestra:

En el Centro de Arte Bernardo Quintana Arrioja, de la Universidad Autónoma de Querétaro, se exhibe una interesantísima exposición del pintor oaxaqueño Francisco Toledo con el título “Pinocho”. Se trata de cincuenta y cinco dibujos originales del artista más importante de nuestro país, con una perspectiva cruda del cuento infantil de Carlo Collodi, a la que se añade una segunda lectura de uno de los grandes poetas mexicanos: Francisco Hernández.

En el Museo Regional de Querétaro, con motivo de su aniversario número ochenta, se exhibe una impresionante exposición denominada “Milpa, pueblos de maíz”, donde pueden observarse piezas de seis mil años de antigüedad, originales prehispánicos relacionados con el maíz, cincuenta ejemplares de semillas, y apoyos en multimedia, maquetas, dioramas, interactivos, ensambles, instalaciones e infografías, además de obra contemporánea, que describen de manera contundente la diversidad y la ritualidad alimentaria de México.

En el Museo de Arte se exhibe “El Reino de las Formas, grandes maestros”, muestra colectiva inédita que reúne fondos europeos de diversas instituciones nacionales, como los museos Franz Mayer, San Carlos y Soumaya, y donde se pueden apreciar originales de sobresalientes artistas nacionales.

Y en el Museo de los Conspiradores, en lo que fue la casa del maestro Fernando Díaz Ramírez, una exposición que con el nombre de “Símbolos y Libertad”, muestra, por primera ocasión fuera del Museo de las Intervenciones de la capital del país, un acercamiento al origen, significado y pensamiento de la masonería.

Cuatro muestras que vale la pena, y mucho, visitar, aunque no haya largas colas frente a sus puertas, ajenas como parecen ser al esnobismo que desencadena multitudes.

Acotación al margen

Para los que no corren, ni les gustan los maratones, el de la edición de hoy cuenta con el atractivo adicional del rock y una serie de grupos de primer nivel en ese género musical. Lo malo es para los que tampoco somos amantes del rock.

Es decir que hoy, con el Rock´n´Roll Querétaro Marathon, yo estoy frito. Y encerrado…