imagotipo

Aquí Querétaro

  • Manuel Naredo

El Tecnológico de Monterrey siempre ha sido una institución vanguardista, o al menos eso me lo ha parecido desde que tuve la oportunidad de conocerlo de cerca, cuando hace casi ya treinta años, engrosé las filas de sus entonces no tan abultadas huestes de empleados.

Incluso en Querétaro, ciudad tan tradicionalista, a la que llegó cuando los setentas transitaban por su ecuador, el norteño Tec ha dado muestras de ir siempre un pasito adelante en cuanto a innovación e ideas contemporáneas se refiere.

Cuando en los ochentas las computadoras vivían una época en pañales, en el ITESM las manejaban con soltura y capacitaban a todo mundo que lo permitiera, o incluso que no, en las bondades y vericuetos de un mundo tecnológico hasta entonces desconocido por los mayores de edad. Esa comunidad Tec, que contaba, según recuerdo, con un macro ordenador en el sótano de su biblioteca, hacía caso omiso a las provincianas voces que se quejaban de que a las muchachas se les veía su ropa interior al pasar por los pasillos de las plantas altas, o que alertaban sobre la mala idea de hacer un espectáculo, en las áreas culturales del Instituto, con textos de “un comunista” como Julio Cortázar.

En esos tiempos ya se hablaba de la calidad como una virtud inevitable de toda organización, al grado de que tenían todo un departamento dedicado exclusivamente a su enseñanza, difusión y práctica, y términos como “asertividad” eran manejados con cotidianidad y esmero.

Eran tiempos también en que surgieron de sus cimientos ideas que con el paso de los años se hicieron populares y generales, como el claro ejemplo de la lucha contra el consumo de tabaco. Seguramente fue el Tec de Monterrey la primera institución en Querétaro que determinó eliminar la posibilidad de que se fumara dentro de sus instalaciones. Todavía recuerdo con claridad, como si no hubiesen pasado casi tres décadas, como mi jefe, fumador empedernido, salía de su oficina, varias veces durante el día, a consumir un cigarrillo tras las rejas del Instituto.

Pero el Tec no sólo evolucionó en temas como esos, sino en muchos otros, con una siempre presente comunicación con el mundo, sobre todo a través de intercambios con universidades extranjeras, o un interés especial por propiciar en sus alumnos la competitividad y el emprendimiento; pocas instituciones educativas, en una constante revisión hacia su interior, han ido evolucionando de manera tan sostenida en materia de visiones y objetivos como el Tec.

Ahí, a diferencia de otros sitios donde apenas se están descubriendo e implementando las ventajas tecnológicas de nuestros días, se marchó por delante en cuanto a asumirlas en las labores cotidianas de la enseñanza-aprendizaje, pues desde hace ya muchos años sostienen en estas herramientas la base de su quehacer; ya llovió, y mucho, desde que maestros y estudiantes del Tec fincaron su comunicación en los medios electrónicos.

Hoy el Tec de Monterrey, y concretamente su Campus Querétaro, ha vuelto a ser noticia por una innovación más, ésta de carácter social: la implementación, a instancias de sus alumnos, de un baño mixto, que puede ser utilizado por cualquier usuario independientemente de su sexo o género.

No se trata de algo nuevo, desde luego, pues ya hace algunos meses, o años quizá, esta idea ha dado mucho de qué hablar y causado muchas controversias en diferentes partes del mundo. Pero en México no se había presentado un ejemplo de esta naturaleza, y de ahí que se haya convertido en una noticia nacional.

Más allá de la anécdota, que seguramente se convertirá en una generalidad que habremos de vivir no en demasiado tiempo, esta apertura de un baño mixto en el Tec nos reitera la creencia de que ahí, en muchas otras ideas y aventuras académicas, se innova y se arriesga. Es ese Tec de Monterrey del pasito siempre adelante, a veces silencioso, pero siempre seguro.

ACOTACIÓN AL MARGEN

¿Ya vieron la publicidad que se está haciendo para divulgar la forma en la que se solucionarán algunas de las más conflictivas vueltas a la izquierda, con motivo de la implementación del Qrobus, en Avenida Constituyentes? Eso se va a poner de locos.