imagotipo

Balance de la UAQ

  • Dr. Manuel Basaldúa Hernández

“Los costos educativos hoy representan un aspecto que gravita sobre los ingresos de las familias. Los gastos educativos han aumentado su participación en el gasto de las familias, tanto por un mayor acceso como por el hecho de que la inflación educativa aumenta más rápido que la inflación general en los últimos 20 años”, esto lo señala Raúl Martínez Solares (2017) en su artículo de El Economista sobre los impactos económicos en educación superior en México.

Refiere además este autor que, la reflexión sobre si la educación superior mantiene su vigencia sobre la movilidad social y si esta ya no genera valor es un ejercicio que debe considerarse. Toda vez que los estudios del Banco Mundial señalan que “hay que analizar caso por caso y el entorno regional para determinar el retorno de la inversión de los costos de la educación”. Ya desde finales del siglo XX dentro de la discusión familiar, se venía considerando este balance sobre la inversión en la educación superior, si los sueldos a los que aspira el egresado corresponden a lo invertido durante su carrera. Pero el mercado laboral no hace mucha distinción entre contar con títulos o no, sobre todo por el tipo de contrataciones que se hacen de las empresas que vienen a invertir a México, considerando que la oferta del gobierno mexicano es ofrecer mano de obra barata a los inversionistas.

Refiriendo estos escenarios, la Máxima Casa de Estudios queretana debe hacer un balance a profundidad sobre este tema, y entregar resultados claros respecto a la inversión en la educación superior que se está haciendo en el Estado. La vida social y económica se ha revolucionado en esta etapa con la virtualidad de los aspectos laborales y ha tenido fuertes impactos en los escenarios productivos y culturales, y hasta el momento no hay un balance de su participación.

Otro punto que hace difícil tener información sobre este aspecto son las becas otorgadas dentro de la misma Institución a sus alumnos, porque pensamos que incrementa el costo de inversión por estudiante y no facilita hacer el cálculo de su inversión familia ni personal. En el caso de la UAQ, dado que no hay datos precisos de los recursos para tales fines, permite inferir sospechas que las becas son para mecanismos políticos que empañan los procesos democráticos, más que un elemento que incremente el número de titulados, y que mejore la calidad de sus egresados. Pero no ha habido indicadores que hablen sobre este tema. Todo esto, en detrimento de un cuerpo docente que debiera gozar de plazas fijas y no un crecimiento desmesurado de profesores por honorarios. Ocasionando un clima laboral frágil y de gran crispación, siendo reflejo mismo de este mismo tema; docentes con altos estudios y con bajos salarios.

La nueva gestión que entrará en vigor en la Rectoría de la UAQ a cargo de la Dra. Teresa García Gasca, debe afrontar estos retos y ser clara en este camino de la conducción de la Universidad corrigiendo esos escenarios que merman la fortaleza de la Institución. Además, debe considerar hacer un balance sobre las necesidades claras del ámbito laboral y productivo de la región, como también recuperar el sentido social de la educación y sus efectos sobre el desarrollo de su comunidad. Recuperar el sentido crítico que tiene la Universidad, reforzando las líneas de las ciencias sociales para explicar muchos de los fenómenos y procesos que nos preocupan en la modernidad. Con una entidad que crece desmesuradamente, con un desarrollo progresivo, una migración intensiva, una urbanización sin control, y sus consecuencias concomitantes tales como ansiedad, stress, incremento de la baja tolerancia, así de un mercado laboral diverso, exigente, global y competitivo. Dice Richard Sennet que la flexibilidad laboral crea ansiedad. Luego entonces, esta felxibilidad debe ser abordada desde su origen, cuando se esté cultivando en los profesionales que saldrán a ese campo laboral flexible. Pero para ello, debemos saber con qué contamos y con qué recursos disponemos realmente.

@manuelbasaldua