imagotipo

Cabañuelas ambientales

  • Heidy Wagner Laclette

Biocarbón, herramienta para manejo sostenible de suelos y producción de energía

La degradación y reducción de la fertilidad de los suelos son desafíos que se presentan en todas las regiones. Esta problemática se debe principalmente a la rápida mineralización de materia orgánica en zonas que registran altas temperaturas y precipitaciones pluviales abundantes.

También influye, en estos suelos, la presencia de minerales resultantes de procesos de intemperismo avanzado, que presentan poca capacidad de retención de nutrientes contra la lixiviación. Prácticas de agricultura biológica y la adición de residuos de cosecha han sido útiles para mantener niveles de materia orgánica y proporcionar sitios de intercambio para retención de nutrientes, pero grandes cantidades de estos materiales orgánicos deben aplicarse frecuentemente para compensar su rápida mineralización.

Por tanto, el carbón producido a partir de biomasa o biocarbón, es una promisoria enmienda de suelos que combina la durabilidad química con un área superficial y una capacidad de intercambio iónico. Numerosos estudios en campo e invernadero han demostrado que las aplicaciones de biocarbón aumentan los rendimientos en cultivos y mejoran la disponibilidad de nutrientes en suelos pobres.

Aunque no es una tecnología nueva, el interés durante los últimos años en el uso de  biocarbón para mejorar suelos ha inspirado a especialistas a realizar nuevos estudios sobre los efectos benéficos que tiene este elemento natural. Y es que coinciden,  además de su efecto sobre los rendimientos, el biocarbón reduce la lixiviación de nutrientes en cultivos, de tal suerte que también podrían disminuir los índices de contaminación de aguas subterráneas por el uso de fertilizantes.

Al agricultor tradicional le podría parecer complicado poner en práctica este concepto medioambiental, sin embargo, el biocarbón se puede producir de manera muy simple: Amontonando biomasa y cubriéndola con tierra y hierba seca antes de encenderla. Así se convierten desechos orgánicos en un producto fácil de obtener.

En síntesis, la producción de biocarbón representa  una propuesta viable y especialmente interesante para campesinos que podrían aprovechar residuos orgánicos y con ello aumentar la fertilidad de sus milpas y eficiencia de fertilizantes orgánicos y de esta manera aumentar sus rendimientos sin tener que incrementar la adquisición de factores de producción externos.

Aunque no existen en este momento medidas que incentiven con claridad la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero por cultivos, es posible avizorar que tomando en cuenta los nuevos estudios que abalan los beneficios de la producción y uso del biocarbón, en el mediano plazo los agricultores locales podrían aplicar este sistema en sus siembras y con ello obtener incentivos económicos.

*Agradezco de antemano sus comentarios y sugerencias sobre temas agropecuarios y ambientales en el correo electrónico heidydiario@yahoo.com.mx en Facebook Heidy Wagner Laclette, en Twitter @heidyDiario