imagotipo

Cabañuelas

  • Heidy Wagner Laclette

Plantas ideales para ambientes secos

Según la cantidad de agua que necesita cada una de las especies de plantas  ideales para ambientes secos, las podemos dividir en: las suculentas, algunas cactáceas, las de follaje grisáceo, las gramíneas, las herbáceas y los arbustos.

Las suculentas, son aquellas que almacenan agua en sus tejidos carnosos, en el tallo, en las hojas o en sus raíces para poder sobrevivir a la época de sequía. Funcionan como verdaderas reservas de agua, soportan suelos áridos, calor y sequedad. Sus hojas producen una sustancia serosa para cubrirse de la radiación solar, se protegen de los animales por medio de las espinas, o produciendo látex (Euphorbia). Algunos otros ejemplos son: Áloes, Agaves Opuntia, Echeverría, Kalanchoe, Cactus, Sedum, Aeonium sp., Fenestrarias. Sus cuidados y necesidades son sencillos: hay que ubicarlas en lugares luminosos, a pleno sol o media sombra, pero siempre con luz.

Para el cultivo de estas especies, el drenaje es fundamental para evitar su putrefacción, por eso el suelo debe ser poroso y rico en materia orgánica, arena gruesa, vermiculita, piedritas y humus de lombriz con harina de hueso. Si están plantadas en macetas, es importante girarlas cada veinte días para que la luz sea pareja y regarlas con agua de lluvia, ya que de este modo no se altera su ph la renovación de maceta se debe realizar de preferencia durante la primavera.

El riego debe ser moderado en verano, disminuyéndolo hasta llegar al invierno. De mayo a septiembre no hay que regarlas porque entran en período de reposo; caso contrario, las plantas seguirán trabajando sin embargo no florecerán ni darán frutos.

En cuanto a las de follaje grisáceo, podemos encontrar las lavandas, Peroskia, Stachys, Phomis, Grvellea rosmarinifolia, Teucriumia, Budleia Santonina, Senecio, Echium fastosum, etc. poseen hojas cubiertas de pelos y están adaptadas a las sequías. Nunca debemos mojar el follaje con el riego.

Respecto a las gramíneas, estas especies son ideales para las zonas de altas temperaturas y de fuertes vientos. Necesitan una baja frecuencia de riego. Por tener exceso de agua, es normal encontrarlas abiertas. El mantenimiento es sencillo: podar a principios de la primavera y aprovechar para hacer la división de esquejes. El suelo debe estar bien drenado y ser rico en nitrógeno, fósforo y potasio. Generalmente no sufren el ataque de bichos. Algunos ejemplares: Penisetun Alopeculoide, Stipas, Carex, Cortaderas y Paspalum.

Las herbáceas y los arbustos necesitan un poco más de agua en verano por las altas temperaturas: Agapanthus, Amapolas, Hibiscus, Lantana camara, Geranios, Convalvulus, Tomillo, Salvias y Lirios barbados.

Para el cultivo de este tipo de plantas es importante además conocer algunos secretos o trucos biológicos. Si nuestro jardín es muy soleado, podemos crear pequeños bosquecitos con árboles para dar frescura y sombra plantando, por ejemplo, Acacias, Cercis, Robinia, Schinus Molle, Pino pinea, Casuarinas y Ficus.

Otra recomendación es plantar las especies en maceteros grandes para que el sustrato retenga mejor el agua y durante más tiempo. Contar con un pequeño estanque o fuente proporcionará la humedad en el aire que necesitan las plantas. Plantar en macetas en soportes altos para ampliar visualmente los ambientes independientes. Evitar especies de porte elevado, que consumirán más agua con el riego.

En síntesis, las plantas han evolucionado para sobrevivir en ambientes áridos, semiáridos inclusive 100 por ciento áridos mediante el desarrollo de características que les permiten retener agua o sobrevivir con muy poca. En zonas consideradas desérticas existen  menos plantas que en otros entornos, por lo que las especies que ahí se encuentran sé las arreglan para sobrevivir debido a que tienen menos competencia por los recursos y más espacio por encima y por debajo del suelo para su propia supervivencia.

Lo mismo ocurre en las grandes ciudades, donde lamentablemente cada día son más escasas las áreas verdes, así en los fraccionamientos, y en millones de viviendas que por su reducido tamaño es prácticamente imposible destinar un espacio para las plantas, por ello la importancia que aquellas especies que elijamos para nuestro entorno, requieran poca agua y mucha luz. Sin olvidar que sean plantas benéficas que al tiempo de decorar también –por ejemplo —  oxigenen el ambiente de forma natural.

 

*Agradezco de antemano sus comentarios y sugerencias sobre temas agropecuarios y ambientales en el correo electrónico heidydiario@yahoo.com.mx en Facebook Heidy Wagner Laclette, en Twitter @heidyDiario