imagotipo

Cambio climático

  • Rodrigo Chávez Fierro

@chavezfierro

La revista española Economía Exterior recientemente publicó su último número que dedicó al cambio climático. En ella, se hace un recuento sobre los avances que se han dado en las últimas décadas en la materia. Desde el siglo XIX, la Revolución Industrial estuvo basada en la extracción y quema de combustibles fósiles sin tomar en consideración las consecuencias que pudieran tener sobre el clima y la salud de las personas.

Conscientes de la problemática, la Organización de las Naciones Unidas creó en 1988 el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático conocido por sus siglas como IPCC, que ha confirmado el aumento de la temperatura promedio del planeta derivado de la actividad humana.

Pero tuvimos que esperar hasta el 2005 para que fuera ratificado el protocolo de Kioto, primer instrumento internacional sobre cambio climático. Los esfuerzos continuaron en Doha en 2012 con un nuevo acuerdo sobre amenazas contaminantes. Para diciembre de 2015, en París, 195 países se comprometieron a realizar los esfuerzos para que la temperatura del planeta no aumente más de 1.5 grados, abriendo paso a la llamada economía verde.

En países como Dinamarca, se ha podido mantener un crecimiento de la riqueza sin aumentar la producción de CO2; desde la década de los noventas en el país las emisiones bajaron un 40% mientras que el PIB se elevó en un 80%.

Una mayor presencia de dióxido de carbono en la atmósfera por la utilización de combustibles fósiles genera el cambio climático. Un 70% de las emisiones procede de las ciudades.

De acuerdo con la publicación española, la temperatura media de la superficie del planeta ha aumentado 0.85 grados en el último siglo; pero en el Ártico el calentamiento es mucho más rápido, elevándose en cuatro grados. La problemática del Ártico es severa ya que, no solamente es la región que más se calienta, sino la que actúa como refrigerante para el planeta.

El secretario general de Naciones Unidas António Guterres afirmó en mayo que “el tren de la sostenibilidad ya ha partido de la estación, o estás a bordo o te quedas atrás. Quienes no apuesten por la economía verde tendrán un futuro gris”.

En Estados Unidos, el jefe de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA), Scott Pruitt es contrario a las conclusiones científicas que afirman la acción del hombre sobre el clima.

El Acuerdo de París busca contener las emisiones de gases de efecto invernadero que son responsables del calentamiento global, buscando que no sobrepase los dos grados centígrados. Ya que, en caso de llegar a dicho aumento, de acuerdo a los científicos, las consecuencias serían catastróficas. En el acuerdo, cada país fija su propio objetivo, el cual se puede ir actualizando.

El Acuerdo de París entrará en vigor en 2020, pero el rechazo del presidente Donald Trump ha significado un duro golpe al acuerdo. Bajo la administración Obama, Estados Unidos se había comprometido a disminuir sus emisiones entre un 26% y 28% para 2025, tomando como base los niveles de 2005, además de aportar 3,000 millones de dólares al fondo de ayuda para los países menos desarrollados. Estados Unidos es el segundo país con mayores emisiones, tan solo después de China. Entre ambos países superan el 35% de las emisiones globales.

De acuerdo con estudios del Instituto Tecnológico de Massachusetts, de cumplirse los objetivos del Acuerdo de París, el incremento de la temperatura hacia finales del siglo sería entre 2.7 y 3.6 grados; mientras que en caso de no contar con este acuerdo, el aumento alcanzaría entre 3.3 y 4.7 grados.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

www.chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)