imagotipo

Cambios en la FED

  • Rodrigo Chávez Fierro

@chavezfierro

Como anticipaba parte del mercado, Donald Trump no decidió extender el mandato de Janet Yellen al frente de la Reserva Federal de los Estados Unidos cuyo lugar será ocupado por Jerome Powell, con lo que se rompe la tradición de no renovar en el cargo al presidente de la FED, además de colocar al frente de la misma a un no economista, cuestión que no se daba desde 1979 con G. William Miller.

Powell, nacido en 1953, es egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Princeton y Doctor en Derecho por la Universidad de Georgetown. En los setentas se desempeñó como asistente del senador de Pensilvania y después como secretario en el Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos.

En los ochentas formó parte de varias firmas de abogados y luego ingresó al banco de inversión Dillon, Read & Company. Para los noventas, el presidente George H. W. Bush lo nominó para ser subsecretario de Finanzas Domésticas en el Departamento del Tesoro y de 1997 a 2005 fue socio de Carlyle Group, una firma de capital privado.

En 2012 fue nominado por el presidente Barack Obama, a pesar de ser simpatizante del partido Republicano, para formar parte de la Reserva Federal y en 2014 logró la confirmación del Senado para estar en el banco central por catorce años.

Jerome Powell llegará en febrero, de ser ratificado por el Senado estadounidenses, al banco central más poderoso del mundo. Desde su designación como parte del consejo de gobierno de la FED, Powell ha respaldado las medidas de Janet Yellen, pero ahora tendrá que dirigir la institución en un momento de retiro de estímulos monetarios en el mundo, además de involucrarse en decisiones sobre regulación financiera y la independencia de la Reserva Federal.

El mercado ve con buenos ojos el nombramiento de Powell a quien lo considera afín de los intereses de Wall Street. A diferencia de Janet Yellen o Ben Bernanke, no es economista. El acercamiento del próximo titular de la FED con el partido Republicano lo llevará a discusiones sobre el endurecimiento de la política monetaria en Estados Unidos, así como las consecuencias para la economía estadunidense de la reforma fiscal propuesta por el presidente Trump.

Powell podrá diferir de su antecesora Yellen de revertir la regulación financiera aprobada después de la crisis de 2008, no al nivel de retirar todas las normas pero sí de realizar ajustes sobre los test de estrés que tienen que aprobar los bancos.

El futuro presidente de la Reserva Federal deberá asegurar la independencia del banco central respecto a las intenciones que pueda tener Donald Trump de injerir en la política monetaria. Al interior de la institución está por determinarse también la figura que jugará la vicepresidencia del organismo tras la salida de Stanley Fisher. Powell podrá tener peso en el nombramiento del vicepresidente de la FED y se espera que sea elegido un perfil académico para compensar la trayectoria de Powell.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

www.chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)