imagotipo

Carpología, historia de las semillas

  • Heidy Wagner Laclette

La carpología es la rama de la arqueobotánica que se ocupa del análisis de las semillas y frutos que, gracias a diferentes procesos deposicionales y posdeposicionales, se han conservado en contextos arqueológicos.

Las informaciones que el estudio de estos restos pueden aportar, por un lado, de índole paleoecológica sobre las características paleoambientales del medio y de la vegetación del pasado y, por otro lado, también económica, en relación al aprovechamiento y gestión de los recursos vegetales por parte de las comunidades humanas.

En nuestro país, y particularmente en el centro de México, la carpología se ha centrado en el estudio de semillas como el maíz, frijol, habas, alubias, cebada, sorgo, trigo, chicharos, lentejas, cacao, amaranto, alegría, además de calabaza, girasol, chiles y desde luego aquellas que provienen de los quelites, chilacayotes, mezquite, colorín, xoconostles, verdolagas, chayotes, aguacates, tomates y jitomates entre muchas otras, que siguen teniendo presencia entre la población rural y urbana.

Además estos estudios avalan que nuestros antepasados consumían  diversas frutas que hoy en día seguimos degustando –entre las que destacan — Piña, plátano, chirimoya, mamey, guayaba, peruétano, zapote amarillo, negro y blanco, papaya, guanábana, chicozapote, chirimoya, más de veinte variedades de ciruela, pitahaya, uva silvestre, tuna, mora, cacahuate y capulín.

A través de la carpología, se puede establecer que los habitantes del México prehispánico desarrollaron las plantas que hicieron posible una dieta equilibrada, destacando las más de cuarenta especies de maíz. Se dice que es el alimento básico de la mayor parte de los pueblos antes de la conquista, que además de ser considerado sagrado, se convirtió en la tortilla, base de nuestra actual alimentación.

Muchos de estos alimentos, se consumen hasta nuestros días y dan muestra de la continuidad cultural alimentaria de México,  donde el pasado es parte de un presente en el que esté riquísimo legado puede prevalecer y ampliarse gracias a la carpología,  a las investigaciones, descubrimientos y avances tecnológicos o quedar en el olvido suplantado por las nuevas formas de alimentación.

 **Sígueme en redes sociales

(F) Heidy Wagner Laclette

(T) @heidyDiario