imagotipo

Carstens, Banxico y las tasas de interés

  • Rodrigo Chávez Fierro

@chavezfierro

Sin modificar las tasas de interés se despidió Agustín Carstens de la que fue su última reunión de política monetaria al frente del Banco de México. A partir del 30 de noviembre, el actual gobernador de Banxico tomará camino a Suiza para integrarse al Banco de Pagos Internacionales. Dentro de los posibles nombres para sucederle se encuentran Manuel Ramos Fonseca, subgobernador y miembro de la Junta de Gobierno del banco central; Miguel Messmacher, subsecretario de ingresos en la SHCP o el propio canciller Luis Videgaray.

De forma unánime, el Banco de México mantuvo sin cambios las tasas de interés de acuerdo a lo esperado por el mercado al fijarla en 7% sumando ya tres reuniones con una política monetaria similar. Banxico informó que la inflación se encuentra en niveles de 6.37% por encima del objetivo del 3%.

Cuando Carstens asumió en enero de 2010 como gobernador del Banco de México, las tasas de interés se encontraban en 4.25%, llegando incluso a mínimos del 3% en junio de 2014. Para diciembre de 2015, y derivado de los ajustes de la Reserva Federal en Estados Unidos, inició el ciclo alcista en nuestro país hasta llegar al citado 7%.

En su comunicado, el Banco de México señaló que la actividad económica mundial se expandió durante el tercer trimestre del año con un ritmo de crecimiento más generalizado en las economías avanzadas y emergentes. Por lo que ve a su análisis sobre la economía estadounidense, la institución todavía encabezada por Agustín Carstens indicó que el mercado laboral continúa fortalecido y la economía mantuvo su crecimiento sólido a pesar de los efectos de los huracanes Harvey e Irma.

En cuanto a la Reserva Federal, además de haber iniciado la reducción de su hoja de balance en octubre y que en su reunión de política monetaria de noviembre mantuvo sin cambios sus tasas de interés, se espera que su reunión de diciembre la FED incremente sus tasas de referencia. La normalización de la política monetaria en Estados Unidos aunado a la implementación de un plan fiscal expansionista y las incertidumbres sobre la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte ocasionaron una depreciación del peso frente al dólar e incrementando su volatilidad.

En sus perspectivas para la economía global, Banxico espera que se mantenga una aceleración moderada, con riesgos a la baja pero con una elevada incertidumbre en el ambiente geopolítico.

Por lo que ve a la inflación, Banxico señaló que: “Se anticipa que durante lo que resta de 2017 la inflación general anual continúe exhibiendo una tendencia a la baja. Se espera que dicha tendencia se acentúe durante el próximo año, conduciendo a la convergencia al objetivo de 3.0 por ciento hacia finales de 2018. La previsión anterior trae implícita la expectativa de un comportamiento ordenado del tipo de cambio, así como una reducción importante de la inflación no subyacente en los meses siguientes y durante 2018. En cuanto a la inflación subyacente anual, se espera que permanezca por encima de 4.0 por ciento en 2017, aunque bastante por debajo de la trayectoria de la inflación general anual, y que alcance niveles moderadamente por arriba de 3.0 por ciento a finales de 2018”.

En tanto, la moneda nacional se vio beneficiada por la decisión del Banco de México al señalar la posibilidad de subir sus tasas en la reunión del próximo 14 de diciembre. El dólar cerró en 19.0640 unidades ganando en la jornada un 0.20%.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

www.chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)