imagotipo

Cataluña y FED

  • Rodrigo Chávez Fierro

@chavezfierro

Ni república, ni independiente en Cataluña. Ningún país, salvo Venezuela y los casos paradigmáticos de Kosovo u Osetia del Sur, han reconocido a la llamada república catalana. A los independentistas catalanes, sus “autoridades” les han mentido con promesas que no podrán cumplir. Ese cuento de hadas de una república reconocida por todos e integrada a la Unión Europea, donde las empresas buscarían tener su sede no se hará realidad.

En su lugar, los próceres del independentismo catalán han fracturado a una sociedad crispada, con fuga de empresas de una de las zonas industriales más importantes de España. No basta la declaración de independencia para serlo; pero sí para problematizar la región. El Senado español autorizó la aplicación del artículo 155 de la Constitución española y se han convocado elecciones para el próximo 21 de diciembre.

Cabe por ver qué hará el bloque independentista; si el Parlament es contrario al mandato de las autoridades centrales. Si los independientes boicotean el llamado a las urnas. La proclamación de la pretendida república se dio con los escaños vacíos de la oposición en la cámara. Los autores de la insensata declaración unilateral de independencia, esos que se ocultaron en la secrecía del voto piden a su gente que se manifiesta abiertamente para intentar salvar la república.

Puigdemont y sus titubeos dejan claro el desatino de la medida. Primero dejándola en suspenso y luego pasando la responsabilidad al Parlament. Mientras tanto continúa la embestida hacia la democracia española. Los independentistas desean esa foto como la emblemática de la plaza de Tiananmán en 1989, que genere shock y tras la victimización se dé inicio a una secesión pactada.

Las empresas que continúan en Cataluña anticipan que la declaración de independencia no tendrá ninguna eficacia. Esperan que no se dé el peor escenario posible de dos administraciones estatales en disputa, dos normatividades o incluso dos cobros de autoridades hacendarias por las mismas actividades.

Puigdemont y sus socios saldrán derrotadas. Pero nadie sale victorioso de este escenario. El daño ya causado es enorme para la sociedad catalana y española.

FED

Del otro lado del Atlántico, la atención de los mercados estará centrada en la posible designación del presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos. Es por todos conocidos que la actual presidenta Janet Yellen, cuyo mandato termina en febrero, no goza de las simpatías del presidente Trump.

Se espera que Trump decida al sucesor de Yellen previo a viajar rumbo al continente asiático el 03 de noviembre. No obstante, Trump puede poner fin a varias reglas no escritas como que el titular de la FED sea un economista. Los predecesores de Yellen (Paul Volcker, Alan Greenspan y Ben Bernanke), ocuparon sus puestos por más de dos mandatos en la Reserva Federal. Incluso Greenspan estuvo al mando de la FED con cuatro presidentes distintos. Las diferencias entre Yellen y Trump vienen desde las campañas presidenciales por temas como la normalización de la política monetaria en el país o la reforma a su sistema financiero.

Trump no ha negado la posible reelección de Yellen, pero ya se habla de sus posibles sucesores: Jerome Powell, John Taylor, Gary Cohn y Kevin Warsh. El Senado estadounidense deberá dar su visto bueno, pero Powell parece ser el más avanzado para la nominación al contar con el apoyo del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. Pero dada la incertidumbre en las posiciones de Trump será difícil conocer previamente a quién designará.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

www.chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)