imagotipo

Clusterización de la economía

  • Raúl Iturralde

 

Coloquialmente la palabra clúster alude a un racimo de cosas o personas. A fines de los años 80, principios de los 90, Michel Porter (experto en temas de estrategias empresariales, en desarrollo regional y global y cuyas aportaciones han revolucionado el mundo de los negocios), introduce el concepto en el ámbito industrial para referirse a la integración de empresas afines en cuanto al sector productivo, con mercados de productos semejantes, usualmente ubicadas en un mismo espacio geográfico (los parques industriales) y cuyo objetivo fue establecer ventajas competitivas frente a las empresas que operan individual y fragmentadamente.

Actualmente, la idea del clúster ha evolucionado y las organizaciones trabajan más en el sentido definido por la Organización para la Cooperación Económica (OCDE), que es lo que actualmente identificamos como la triple hélice; donde, además de lo señalado por Porter, se agregan las alianzas estratégicas con universidades, centros de investigación, servicios empresariales intensivos en conocimiento, y que aprovechan a las llamadas instituciones puente (consultores) para posicionarse competitivamente en los mercados globales.

En Querétaro, el desarrollo económico se concentra en los sectores de alta complejidad, tanto en términos tecnológicos como de organización empresarial, por la cuantía de la inversión y el número de empleos que se generan alrededor de estos sectores. Es un perfil consolidado en los últimos años que motiva a las empresas, a los centros de investigación e instituciones de educación superior, y al Gobierno del Estado, a implementar las mejores prácticas para incrementar la productividad y constituirse en un sólido pilar de la productividad y de la competitividad de las organizaciones.

La respuesta y los resultados son positivos. En la actualidad, en Querétaro el modelo del clúster se realiza en los principales sectores productivos de la economía local. Contamos con el Aeroclúster Querétaro que incluye a las empresas tractoras del sector y representa el paradigma del desarrollo tecnológico; está el Clúster Automotriz que promueve un trabajo de alta calidad y fuerte competitividad en el sector más dinámico de la economía, pues según datos estadísticos, Querétaro es la tercera entidad con más alta facturación en el sector de autopartes, después de Coahuila y Nuevo León.

También contamos con el Clúster de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, sector estratégico dada las elevadas necesidades de conectividad, uso de hardware y software especializado, indispensables para todos los sectores productivos. Por su parte, el Clúster Biotecnológico y el Clúster de la Salud, inciden en los desarrollos propios de las áreas de salud y alimentos.

Recientemente se constituyó el Clúster del Plástico, que integra a la industria química del caucho-plástico, sector industrial con un crecimiento importante en los últimos años, este sector ha mantenido una tasa de crecimiento promedio de 13% y su contribución al Producto Interno Bruto Estatal (PIBE), es de 4.5%.

En mi opinión, es muy adecuada está dinámica de trabajo, ya que se concreta la integración de actividades y la toma colectiva de decisiones entre las organizaciones empresariales, centros de investigación, instituciones de educación superior y se observa claramente la participación del Gobierno del Estado en su calidad de coordinador de los esfuerzos de todos por incrementar la productividad y la competitividad.