imagotipo

Coleoterapia, pequeños héroes

  • Heidy Wagner Laclette

En algunas ocasiones tenemos que recurrir a medicamentos distintos a los convencionales para aliviar una enfermedad, una de las tantas soluciones que la medicina complementaria o alternativa puede ofrecer es el tratamiento con gorgojos, llamada también Coleoterapia, considerada la cura para diferentes padecimientos como: artritis, diabetes, asma, Parkinson y artrosis entre otras.

Luego que un lector de esta columna me compartiera su experiencia personal a través de la coleoterapia, es decir, la ingesta de pequeños insectos vivos denominados gorgojos chinos, gorgojos de pan, gorgojos de centeno o gorgojos de cacahuate, práctica que ha tomado auge durante las últimas décadas en México, debido a las facultades curativas que ofrecen estos pequeños coleópteros.

Ahora bien, los gorgojos son coleópteros que pertenecen a la familia de los Tenebrionidae del género Palembus y de la especie Ulomiodes Desmestoides. Fue descubierto por Casey en 1891 e introducido por inmigrantes en principio para la cura del asma, luego se descubrió su efectividad en el cáncer, diabetes, vitíligo, Psoriasis, dolor general, etc.

Investigando sobre el tema, nos encontramos con publicaciones antiguas donde ya se habla de la coleoterapia como un bien complementario para la medicina humana, es decir estos beneficios suceden cuando se ingieren gorgojos vivos para mejorar la calidad de vida de las personas que padecen diversas enfermedades.

Uno de los principales difusores de esta alternativa es Dieminger en 2001 cuando todavía no se contaba sustento científico, sin embargo, para 2011 encontramos estudios de este insecto por parte de importantes instituciones educativas y de salud.

Una de estas publicaciones es justamente de Dieminger quien en su libro textual explica “La coleoterapia, se refiere a la terapia basada en la utilización de Coleópteros, y a razón de lo expuesto, podemos, a partir de este momento hablar de la Coleoterapia del Palembus Dermestoides. El tratamiento con gorgojos es un complemento de la medicina tradicional y no una alternativa a la medicina tradicional”.

Por tanto los especialistas recomiendan consumir vivos este tipo de gorgojos, ya que cuando mueren en el estómago liberan un líquido llamado crotoxina o coleotoxina, sustancia que actúa en el organismo. Algunos autores también mencionan que la coleotoxina incentiva el sistema inmunológico activando la generación de linfocitos T, que tienen una actividad antiviral, antiproliférica e inmunomoduladora al enviar señales a los linfocitos B que maduran hasta transformarse en células plasmáticas generando anticuerpos específicos.

Otros efectos que se presentan por la liberación de la coleotoxina son la acción anestésica inmediata y la acción antineoplásica, está última debido a que los linfocitos T al secretar citoquinas que inducen la mutación de los genes encargados de codificar los anticuerpos. La mejor forma de conseguir gorgojos es ir al mercado donde venden legumbres y/o frutas donde puedes conseguir a comerciantes naturistas donde puedes hallar éste producto totalmente vivo.

*Agradezco de antemano sus comentarios y sugerencias sobre temas agropecuarios y ambientales en el correo electrónico heidydiario@yahoo.com.mx en Facebook Heidy Wagner Laclette, en Twitter @heidyDiario