imagotipo

Conciencia semanal para Mujeres – Cometiendo errores

  • Sarah Méndez

Día a día, transitamos por la vida casi con los ojos vendados y sólo nos damos cuenta de nuestros errores cuando hemos golpeado contra la pared y nos enfrentamos al sufrimiento y al caos que han ocasionado nuestras decisiones. Cada causa tiene un efecto, así como cada acción emite una frecuencia que altera el curso de lo que puede suceder a continuación en nuestra vida. Así como somos creadores de nuestra película, también la podemos destruir, o peor aún crear un desbalance en la misma.

A veces posponemos tareas importantes, o simplemente las eliminamos de nuestra agenda como si jamás hubieran existido. Dejamos para después el realizar esa llamada importante o nos hacemos los de la vista larga con alguna situación desfavorable. Pero cuando todo se vuelve oscuro y el caos toca a la puerta, recordamos cada detalle para encontrar donde fue que nos equivocamos y a veces; no podemos creer que ese desliz fue el motivo de la revolución que se está manifestado.

¿Cómo saber si estamos conectando con el camino correcto?,  ¿dónde están las instrucciones para seguir el manual de la verdad, dónde termina la incertidumbre y culminan nuestras dudas?, ¿dónde podemos callar a la voz de nuestra mente que nos incita a circunstancias no favorables? Realmente, ¿quién tiene todas las respuestas? .

Así como cada país, cultura y estación es diferente, las almas de este mundo también lo son. Todas tenemos una misión especifica que fue el regalo y el talento irrepetible con el que hemos venido a esta dimensión a desarrollar y a compartir con los demás. No por nada podemos hacer muchas cosas a la vez y tenemos la capacidad de camuflajear nuestras emociones por el bien de los otros.

Confía en tus instintos, escucha a tu voz interior que susurra en lo más profundo de tu ser para poder conquistar la parte negativa con la que estas batallando. Somos mujeres, y nuestros sentidos son más agudos y están más alerta que nunca. Abraza a tu alma y confía.

Estamos para ayudar, para amar, para compartir y para estar conectadas con nosotras mismas. Pisa firme y no dejes que nada ni nadie sacuda tu piso. Eres fuerte, capaz y sobre todo: eres luz. Mientras sea tu alma quien guíe el camino, sabes que tus pasos serán los correctos.