imagotipo

Convergencias y divergencias, UAQ

  • Dr. Manuel Basaldúa Hernández

El proceso para elegir Rector en la Máxima Casa de Estudios de Querétaro ha permitido conocer la naturaleza de los candidatos y su programa de presentación en las etapas que se han desarrollado hasta el momento. En este marco podemos observar convergencias en la forma en que se quiere asumir el mando de la Universidad, y a su vez, encontramos algunas divergencias que es pertinente señalar.

Las convergencias que encontramos en los candidatos radican en los siguientes puntos: Ninguno de los tres han mostrado un claro diagnóstico integral del contexto local y regional en donde la UAQ tiene injerencia e influencia. Existe una cantidad considerable de Universidades e Instituciones de Educación Superior que tienen una oferta formativa a nivel profesional y que muestran una competencia real, y no sabemos nuestra posición al respecto. Por otro lado, las demandas para trabajar en áreas de oportunidad son altamente competitivas, y de no considerarlas la Universidad estatal puede ser rebasada. Hasta el momento, la mirada de los candidatos es hacia el interior de su institución, y en este sentido solamente delinean algunos compromisos generales.

También los tres coinciden en una serie de generalidades que no permiten conocer cuáles son sus mejores puntos programáticos de trabajo, y en qué se diferencian uno de los otros. En sus programas hay lugares comunes que podrían aplicarse a una institución educativa sin trascendencia y no de la envergadura de ser la Máxima Casa de Estudios.

Igualmente, en la triada de propuestas vemos la ausencia de una crítica a la actual gestión del Dr. Herrera, con pertinencia y puntualidad. Hay aspectos que reconocer al actual Rector, pero también asuntos que deben superarse. Se percibe la intención de una inercia más administrativa que de sus aspiraciones a afrontar los retos que no se han logrado concretar. Acaso han insinuado con tibieza mejorar ciertos aspectos de la gestión presente, pero no hay una sana distancia. Como tampoco se encuentra en sus documentos, un ejercicio de autocrítica que se debe realizar al interior de la UAQ, ni de cómo lo realizaron en sus respectivas facultades siendo directores, o de la acción de la propia comunidad universitaria.

Las divergencias en sus propuestas son pocas, sin embargo hay dos que me han llamado la atención. Si bien los tres se dicen institucionales, en el tema sindical, sólo uno de ellos ha sido claro en manifestar su reconocimiento al Comité del Supauaq que posee la toma de nota por parte de la autoridad. No se puede tener un discurso de respeto a las instituciones en el papel, y ambigüedad en la práctica.  También el mismo candidato es claro en señalar que en el aspecto de la gestión de recursos le compete solamente a la Rectoría, y no es competencia de otros segmentos que tienen otras encomiendas dentro de la Universidad. Pero a su vez, y a diferencia de este, los otros dos candidatos han sido más claros en señalar algunas de las áreas que requieren de mayor atención para darle más concreción a los proyectos generados desde la Universidad.

El desempleo que sufren los egresados de las Instituciones de Educación Superior, su falta de oportunidades para insertarse adecuadamente al mercado laboral, como la precarización de los salarios que perciben quienes han terminado una carrera profesional, así como el debilitamiento del cuerpo docente de estas Instituciones son temas urgentes que deben agendarse en las autoridades universitarias. Si las propias universidades no toman cartas en el asunto, se corre el riesgo de experimentar una mirada miope como el Secretario de Trabajo, Alfonso Navarrete Prida cuando le responde al Premier canadiense Justin Trudeau, que la diferencia salarial entre EEUU, Canadá y México, se debe  a que tenemos trabajadores poco capacitados, con falta de certificación y además, improductivos.

El proceso de elección de rector para la UAQ debe servir para construir una dirección firme, segura y con certezas de progreso y desarrollo. Nos conviene a todos.

@manuelbasaldua