imagotipo

Cuarto de Guerra

  • Julio de la Cruz

AMARGO. La tragedia nacional se resume en la frase que algunos extranjeros dicen para describir la vida en México: “en México todo se puede”. Y así, por increíble que parezca, la justicia federal ordenó al Municipio de Querétaro reinstalar a los vendedores ambulantes en la hoy casi remozada por completo Alameda Hidalgo, devolviéndoles a los invasores el espacio público (que no es de ellos) legítimamente recuperado por las autoridades municipales y estatales. Se puede argumentar mucho sobre los muchos beneficios sociales del desalojo hecho por Marcos Aguilar, pero palo dado ya ni Dios lo quita y al Municipio de Querétaro no le queda de otra más que dialogar con quienes durante un año ha combatido. A querer o no, tendrá que hacer valer el oficio político.