imagotipo

Cuarto de Guerra

  • Julio de la Cruz

MINION. No es de fiar la espontánea conciencia social del diputado federal Gerardo Cuanalo. Aunque ahora ponga carita de buena gente, haga recorridos y hasta el café invite a los policías, recordemos su negro desempeño como diputado local (2009-2012), su permanente ausencia y además la nulidad que de hecho es hoy como legislador federal: un auténtico ilustre desconocido en San Lázaro, trapecista de la política queretana y el más destacado“minion” de Armando Rivera. Precisamente lo que menos quiere Cuanalo en esta vida es trabajar, pero dirá que quiere ser alcalde de la capital no más para ver qué le chantajea su jefe al PAN y a Marcos Aguilar.