imagotipo

Cuarto de Guerra

  • Julio de la Cruz

DEDÓCRATA. La renuncia al PRI de la regidora María Dolores de la Torre retrata como pocos casos la mezquindad de los dizque “políticos”. Lolita, así le decían, se dice víctima de la “dedocracia”, pero siendo beneficiaria de ella guardó silencio y regaló sonrisas. Hasta que le quitaron la inmerecida dirigencia del ONMPRI, pues su carrera es más desconocida que su liderazgo, acusa que no se toma en cuenta a las mujeres. A ver si ahora que se dice regidora “independiente” Lolita comienza a votar de forma distinta a como lo venía haciendo con el PRI. Digo, si realmente es independiente y no otro “minion”. Se verá.