imagotipo

Cuarto de Guerra

  • Julio de la Cruz

IMPACTA. El impecable manejo escénico mostrado por Marcos Aguilar, que verdaderamente innovó con la presentación de su Segundo Informe, fue una ostentación del alcalde capitalino para afianzarse como puntero en la carrera por la candidatura del PAN al Senado. Al mismo tiempo el eventazo se convirtió en un arma para revertir los puntos negativos que carga Marcos tras una desgastante administración municipal en Querétaro, pues sigue viendo de reojo la reelección en el cargo en caso de que alguien se le atraviese en la cada vez más conflictiva vida interna del Partido Acción Nacional, que de tanta tribu ya hasta parece el PRD.

ALIANZAS. Mauricio Kuri, más ortodoxo, encontró una forma distinta de mostrar músculo político desde Corregidora, donde anoche juntó a unas tres mil personas entre alcaldes, diputados, delegados, gente de a pie y, lo más importante, su amigo el gobernador Francisco Domínguez, al que colmó de significativos agradecimientos. “Somos equipo”, repetía. Le fue muy bien.