imagotipo

Cuarto de Guerra

  • Julio de la Cruz

IMPACIENTE. Qué tendrá el mundo de la política que casi todo empresario que se asoma a verlo cae seducido por la tentación de entrar en él. Uno más de ellos es el aún dirigente de Coparmex, Darío Malpica, quien cada que puede se autodefine como “ciudadano” y nos pretende dorar la píldora con una supuesta santidad anticorrupción del sector privado, pero bien que tiene su corazoncito del lado derecho. Si ven a José Luis Báez, por favor díganle que le eche un telefonazo al líder, que ya no aguanta más.

LIXTO. Hablando del sector privado, la “mini grilla”está desatada en la Fecapeq porque Calixto de Santiago Silva está apretando fuerte para ser vicepresidente y después líder de la Federación de Colegios y Asociaciones de Profesionistas. El abogado va convenciendo porque es el aspirante con más roce y tacto político. En octubre las elecciones.