imagotipo

Cuarto de Guerra

  • Julio de la Cruz

OFICIAL. Ahora sí quedó claro que el paso de Miguel Nava por la Defensoría de Derechos Humanos fue totalmente ocioso. Y es que cuando menos el último año de su estancia en la DEDH lo dedicó a desviar recursos públicos en la recolecta de firmas de apoyo a la candidatura que hoy quiere hacer como independiente, pero el Tribunal lo acaba de condenar a recabarlas “en vivo” mediante una aplicación. Al que obra mal…