imagotipo

Cuarto de Guerra

  • Julio de la Cruz

TRAICIÓN. Ahora que el verde Ricardo Astudillo reclama candidaturas al PRI, varios tricolores le recuerdan aquella grabación del 2015 (¡cómo olvidarla!) donde quedaba exhibida su traición a la alianza, diciendo que su entonces candidato a gobernador “valía madres” y que por eso él ya estaba con los contrarios. De hecho desde el PVEM Astudillo operó en contra y le pagaron con desprecio.

ENGAÑO. Otra bala perdida, pero dentro del PAN, es Gerardo Cuanalo y su repentina “guerra”contra su antiguo “amigo”Marcos Aguilar, con quien pasó del amor al odio de forma espontánea cuando el alcalde le pintó su raya. Aunque la bandera de Cuanalo sea buscar la alcaldía capitalina, el proyecto real de su jefe Armando Rivera es apoderarse del Congreso en la siguiente legislatura, así que se conformaría con ser diputado local. Total, lo que menos desea es trabajar.