imagotipo

Cuarto de Guerra

  • Julio de la Cruz

GALLO. Pues que no se raja, dice Erik Osornio Medina, en su reclamo a Juan José Ruiz por tomar la dirigencia municipal del PRI. Lo que pasa, asegura, es que al parecer se descompuso la copiadora en el edificio del tricolor porque lleva ¡cinco días! esperando que le entreguen las copias de los dictámenes de aceptación y rechazo de las planillas para el proceso interno de elección de los consejeros. Eso despierta serias sospechas, asegura Osornio.

JUANITOS. Que se pongan de acuerdo los “juanitos” de Pedro Escobedo, porque mientras la alcaldesa priísta trabaja con el partido tricolor, su esposo el regidor Juan Carlos Piña aún coquetea con el PAN. Para Piña convertirse en alcalde es una obsesión y el macabro plan de esta pareja, de aprovechar la reelección de 2018 e intercambiar papeles para que ella sea regidora y él alcalde, no descarta cambiar partido. Recordemos que ambos ya pasaron mediodía fuera del PRI a principios de sexenio, cuando renunciaron y luego se arrepintieron.