imagotipo

Cuarto de Guerra

  • Julio de la Cruz

MEMORIA. Marcela Torres Peimbert ha sido primera dama de Querétaro, y de ello se recuerdan sus bien documentados viajes haciendo uso indebido de aviones del gobierno; además por su relación con el gobernador saliente, el PAN la hizo diputada federal plurinominal, tres años más tarde el partido quitó a Raúl Orihuela para poner a Torres en la fórmula al Senado junto con Pancho Domínguez, que realmente fue quien ganó la elección, y ahí ha estado con todos los beneficios de Senadora desde el 2012. Por cierto que en su paso por todos estos cargos dizque “de representación” muy pocas veces (casi nunca) se le ha visto por Querétaro en plan de trabajo. Seguro que la senadora hizo el mismo recordatorio, porque precisamente ayer después de tantos años de tan buena fortuna le llegó un ataque de conciencia y renunció, junto con otros cuatro legisladores, a los “privilegios” de que el Senado le pague telefonía, auto, gasolina, servicio médico y comida. Precisamente también cuando Torres está por salir en busca de un nuevo cargo. ¡Gracias!