imagotipo

Cuarto de Guerra

  • Julio de la Cruz

SINCRONÍA. Así como Armando Rivera tiene ensayado el operativo para reventar la elección de candidato panista al Senado, el “minion” Gerardo Cuanalo ya tiene instrucciones de enrarecer la del abanderado a la capital. Para empezar, ya consiguieron calentadores, tinacos, láminas, pintura e impermeabilizante para regalar en anticipadísimos actos de campaña que merecerán, se lo apuesto, denuncias electorales.

NOBLES. Parece que la Congregación Mariana Trinitaria sigue al pie de la letra aquello de “haz el bien sin mirar a quién”, porque ya en 2012 el entonces aspirante al Senado, Raúl Orihuela fue señalado por desviar –con fines de campaña- recursos entregados por esta agrupación al municipio de Tequisquiapan y ahora, pese a aquella “quemada”, le dará el mismo apoyo a Cuanalo para que él lo regale a los electores más menesterosos y les deje grabado su nombre.